El Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront) confirmó el asesinato de un niño venezolano de seis años de edad en la selva del Darién, zona fronteriza con Colombia. Luego de cinco días de travesía por la zona, el menor y su tío fueron sorprendidos por unos delincuentes que les dispararon indiscriminadamente, ocasionado la muerte del infante.  

A través de un comunicado, las autoridades precisaron que el asalto ocurrió en el área de Tres Bocas, provincia del Darién. Esta zona es frecuentada por miles de migrantes, en su mayoría de nacionalidad venezolana, que están en tránsito por el continente en camino hacia Estados Unidos.

En el hecho resultaron heridos una mujer de nacionalidad dominicana y el tío del menor, también venezolano, quien recibió un impacto de bala que entró por su nariz y salió por su oído.

“Fiscal Superior de Darién, Julio Domínguez se trasladó a Río Tuqueza, como parte de la investigación por delito contra la vida e integridad personal, en perjuicio de un menor de 6 años de edad, nacionalidad venezolana, quien falleció en el lugar y un hombre que resultó herido”, comunicó el Senafront.

“Me mataron a mi sobrino en mis brazos”

Argenis Portillo, de 46 años de edad, es el tío del menor asesinado en la selva del Darién. Su esposa, Yennifer Meléan, contó a El Pitazo que el hombre se encuentra recibiendo atención médica en un hospital en el centro de Panamá.

“Me mataron a mi sobrino en mis brazos con un tiro que le dieron en la sien”, le dijo Portillo a Meléan, quien reside en el barrio José Gregorio Hernández en Maracaibo, estado Zulia.

“Él me contó que cuando les faltaba poco para llegar a un campamento y salir del Darién, salió un grupo de indios y personas con otros acentos, y empezaron a disparar. Todos (los migrantes) se dispersaron, empezaron a gritar y a llorar”.

Portillo se lanzó a un río y se hizo el muerto mientras los delincuentes continuaban en la zona. “Yo resistí y me puse boca abajo. Cuando ya no escuché nada, abrí los ojos y comencé a caminar con mi sobrino en brazos, pero ya estaba muerto”, le dijo la víctima.

Le puede interesar.  Conozca el protocolo de salud que aplican las autoridades colombianas para migrantes venezolanos varados en la frontera

El venezolano caminó con el cuerpo de su sobrino Yulvis Caridad hasta un puesto de policía, donde reportó el ataque y fue auxiliado.

Según contó Meleán, Portillo emprendió el viaje a Estados Unidos junto a su hermano, dos sobrinos de 4 y 6 años, su cuñada y otros 13 primos. Él era el encargado de trasladar al menor que resultó asesinado.

Autoridades panameñas trasladaron el cuerpo del niño a la morgue de Santa Fe, mientras que las otras víctimas fueron rescatadas, evacuadas y trasladadas a un centro hospitalario donde reciben atención médica.

Luego de un despliegue policial que hizo el Senafront en la zona, hallaron un arma calibre 380 en la comunidad de Marragantí y sustancias ilícitas.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí