A un año de ejercer como alcalde de la ciudad de Riohacha, capital de la Guajira ubicada en el norte de Colombia, José Ramiro Bermúdez Cotes indica que la ciudad que representa se ha convertido en una ciudad receptora tras ser una ciudad de paso.

Cotes, se refiere al aumento del número de familias venezolanas, que con el tiempo y la pandemia de la COVID-19 han llegado para quedarse, bajo difíciles condiciones de pobreza, sin vivienda y sin comida.

“Es nuestra gran preocupación y nuestra apuesta principal poderle garantizar no solamente a los niños venezolanos retornados, sino a los colombianos una atención integral”, indica el alcalde de Riohacha.

Al mismo tiempo, hace un llamado a todos los estamentos nacionales e internacionales para que apoyen y así poder garantizar una atención integral a la niñez.

Se estima además que existen 180 cruces informales a lo largo de esta zona fronteriza, un territorio considerado de los más pobres y peligrosos.

Aumento de violencia y explotación infantil

Con la falta de oportunidades, el aumento en la violencia y el cierre de la frontera, los casos de violencia de género, trata de personas y explotación infantil se acentúan.

“Ha habido un aumento de violencias basadas en género con énfasis en violencia sexual” así lo afirma Susana Fadallath, de Enlace Institucional de la Mujer, señalando además que la mayoría de las víctimas son jóvenes y niñas.

Por su parte, Migración Colombia que continúa en constante evaluación de las problemáticas alrededor de la frontera con Venezuela, advierte sobre el aumento de tráfico de drogas, criminalidad y redes de trata de personas con fines de explotación sexual.

Le puede interesar.  En coordinación con el régimen de Nicolás Maduro, Gobierno de Trinidad y Tobago deportó a 160 refugiados venezolanos

“Ya del otro lado hacia Venezuela hay una fuerte presencia criminal. Por eso, el llamado que hemos hecho a la población migrante es a no exponerse, a no pasar por los pasos irregulares para no ver comprometida su vida. Sabemos que hay una fuerte presencia del ELN en este caso y lo que no queremos son historias tristes de personas que se expongan, peor aún con sus familias”, indica Juan Francisco Espinosa Palacio, director general de Migración Colombia.

Las mujeres son la población más vulnerable

Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, en los primeros cuatro meses de 2020 se reconocieron más víctimas de trata transnacional, un 20% más alto que en años anteriores. La mayoría de las víctimas identificadas fueron mujeres jóvenes, entre los 10 y 30 años.

De este modo, organizaciones como ACNUR, Enlace Mujer y Renacer, continúan en estrecha coordinación a través de una ardua labor para prevenir, ayudar y atender las necesidades de los refugiados venezolanos, que con el transcurso del tiempo se han convertido en la población más vulnerable a caer en manos de tratantes de personas y explotadores sexuales.

Con información de Runrunes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí