En una conferencia de 2015, Bill Gates advirtió que el mayor riesgo para la humanidad no era una guerra nuclear, sino un virus infeccioso que podría amenazar la vida de millones de personas.

Esa conferencia ha reaparecido en las últimas semanas y ha tenido 25 millones de reproducciones en YouTube. Las personas que se oponen a las vacunas, los miembros del grupo de conspiración QAnon y los expertos de derecha han usado ese video como prueba de que uno de los hombres más ricos del mundo planeó usar una pandemia para apoderarse del control del sistema de salud global.

Gates, cofundador de Microsoft y filántropo de 64 años, se ha convertido en el centro de un auge de teorías de conspiración acerca del brote del coronavirus. En algunas publicaciones de YouTube, Facebook y Twitter se le acusa de ser el creador de la COVID-19.

Estas afirmaciones han ganado adeptos entre los comentaristas conservadores como Laura Ingraham y las personas que están en contra de las vacunas, como Robert F. Kennedy Junior, debido a que Gates se ha presentado como un patente contrapeso del presidente estadounidense, Donald Trump, en lo referente al coronavirus. Durante semanas, Gates ha aparecido en televisión, en páginas editoriales y en foros de Reddit haciendo llamados a permanecer en casa, a que se hagan pruebas más generalizadas y a desarrollar una vacuna. Y sin nombrar a Trump, ha criticado las políticas del presidente, incluyendo la de esta semana de cancelar el financiamiento a la Organización Mundial de la Salud.

Ahora, la desinformación sobre Gates es la más difundida de todas las falsedades sobre el coronavirus rastreadas por Zignal Labs, una empresa de análisis de medios. De acuerdo con un análisis de The New York Times, la información falsa incluye más de 16.000 publicaciones en Facebook este año acerca de Gates y el virus que recibieron me gusta y fueron comentadas casi 900.000 veces. En YouTube, los diez videos más populares que difundieron mentiras sobre Gates publicados en marzo y abril fueron vistos casi cinco millones de veces.

 “Por ser tan famoso, Bill Gates se convierte con facilidad en un meme y en un personaje relacionado con la salud”, comentó Whitney Phillips, profesora adjunta de Ética Digital en la Universidad de Syracuse. “Puede hacer las veces de una especie de monstruo abstracto”.

Esto se debe en especial a que Gates ha agudizado en las últimas semanas sus comentarios acerca del manejo que ha hecho la Casa Blanca sobre el coronavirus.

“No hay duda de que Estados Unidos perdió la oportunidad de aventajar al nuevo coronavirus”, escribió en una columna de opinión de The Washington Post el 31 de marzo. “Las decisiones que tomemos ahora, nosotros y nuestros dirigentes, tendrán un impacto enorme sobre la rapidez con que empiecen a disminuir los casos, sobre cuánto tiempo la economía permanecerá inactiva y sobre cuántos estadounidenses tendrán que enterrar a un ser querido a consecuencia de la COVID-19”.

Mark Suzman, director ejecutivo de la Fundación Bill y Melinda Gates, el principal vehículo filantrópico de Gates, señaló que era “angustiante que hubiera personas que difundían información falsa cuando todos deberíamos estar buscando formas de colaborar y de salvar vidas”.

Gates, quien fundó Microsoft con Paul Allen en 1975 y la convirtió en un gigante del software, se ha dedicado en gran parte a labores filantrópicas desde que se retiró de la empresa en 2008. Hasta 2018, la Fundación Gates tenía un fondo de 46.800 millones de dólares, lo que la convierte en una de las organizaciones benéficas privadas más grandes del mundo.

Esta fundación ha trabajado para distribuir vacunas en los países en vías de desarrollo, ha promovido la planificación familiar mediante un uso mayor de anticonceptivos y ha financiado el desarrollo de cultivos genéticamente modificados. Esas labores han provocado acusaciones infundadas de que Gates estaba dañando a las personas pobres del mundo con medicamentos innecesarios y cultivos dañinos mientras trataba de eliminar a la población del mundo.

En enero, cuando comenzó a propagarse el coronavirus, la Fundación Gates se comprometió a donar 10 millones de dólares para ayudar a los trabajadores de la salud en China y África. En febrero, Gates opinó sobre la enfermedad y advirtió en la revista The New England Journal of Medicine que la COVID-19 se estaba comportando como un patógeno de esos que se dan cada cien años.

Además de escribir el artículo de opinión de The Washington Post, en una sesión de “Ask Me Anything” del mes pasado en Reddit, hizo un llamado a que se hicieran más pruebas y que estas fueran más equitativas. Este mes, Gates se presentó en The Daily Show y dijo que su fundación daría financiamiento a las fábricas que tuvieran las siete vacunas potenciales más prometedoras.

Para entonces, ya habían empezado las mentiras sobre Gates. Según el análisis del Times, el 21 de enero fue la primera vez que se mencionó sin fundamento una conspiración que lo relacionaba con el brote. Fue cuando una personalidad de YouTube vinculada con QAnon insinuó en Twitter que Gates sabía de la pandemia con anterioridad. El tuit se basaba en una patente relacionada con el coronavirus del Instituto Pirbright, un grupo británico que recibía financiamiento de la Fundación Gates.

La patente no era para COVID-19, sino que estaba relacionada con una posible vacuna para un coronavirus diferente que afecta a las aves de corral. Pero dos días después, el sitio web de InfoWars dijo de manera imprecisa que la patente era para el “mortal virus”.

Esta idea se difundió. Según Zignal Labs, de febrero a abril, las teorías de conspiración relacionadas con Gates y el virus fueron mencionadas 1,2 millones de veces en las redes sociales y las transmisiones de televisión. La empresa dijo que fue un 33 por ciento más frecuente que la teoría de conspiración que le seguía: que las ondas 5G hacen que la gente sucumba a la COVID-19.

Algunas de las teorías aprovecharon el hecho de que Gates hubiera tenido relación con Jeffrey Epstein, el financiero que fue condenado por tráfico de menores y luego se suicidó, al decir que una élite se había unido para crear el coronavirus.

Estas teorías fueron amplificadas por personas como Robert Kennedy, hijo del exsenador Robert F. Kennedy, quien hace campaña en contra de las vacunas como director de la red Children’s Health Defense. En su cuenta de Instagram, Kennedy ha dicho que Gates promueve las vacunas para sustentar sus demás intereses empresariales.

El martes, publicó una caricatura en la que Gates está sonriendo con una jeringa en la mano y la leyenda: “Tu cuerpo, mi decisión”. Kennedy, cuya cantidad de seguidores en Instagram se ha duplicado a más de 285.000 desde marzo, dijo en una entrevista que estaba diciendo la verdad con respecto al “terrible daño” que Gates le había hecho al mundo con las vacunas.

En un tuit del 7 de abril, Ingraham, presentadora de Fox News, compartió una teoría de conspiración acerca de los motivos perversos detrás del llamado de Gates a rastrear e identificar a las personas que habían recibido una vacuna contra la COVID-19. “Un sueño de los globalistas durante muchos años ha sido vigilar de manera digital cada movimiento de los estadounidenses”, escribió.

El miércoles, luego de que Gates afirmó que quitarle el financiamiento a la Organización Mundial de la Salud era un desacierto, la reacción en internet fue rápida. (La Fundación Gates financia a la organización.) Una persona que está en contra de las vacunas publicó en Instagram un cartel de la película Kill Bill que decía “Kill Bill Gates” (maten a Bill Gates) y exhortó a la gente a inundar de comentarios la cuenta de Instagram de Gates.

Ese mismo día, cuando Gates publicó su agradecimiento a los trabajadores sanitarios, recibió 14.000 comentarios. Uno de ellos decía: “Este virus es una gran, gran mentira”.

The New York Times

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí