lunes, enero 24, 2022
Inicio Opinión Carlos Ramírez

Carlos Ramírez

Dr. Carlos Ramírez. Abogado litigante con más de 40 años de experiencia. Especialista en Derecho Procesal, Penal, Civil y Derecho Constitucional. Diplomado en Litigación Penal Internacional. Escritor y articulista de varios periódicos.

Como justificación a la actitud del gobierno de Rusia de amenazar a Estados Unidos con desplegar fuerzas militares en Venezuela, Vladimir Padrino ha invocado acuerdos permisivos de la Asamblea Nacional en 2001 ante lo cual hay que advertir que ningún tipo de consentimiento puede ir contra el artículo 13 de la constitución que expresamente lo prohíbe, norma que es lo que en se denomina “Clausula pétrea” que la doctrina constitucional define como aquellas no sujetas a interpretaciones diferentes a su texto expreso debido a que contienen el espíritu, la ideología del texto constitucional. La única manera que se podría realizar ese tipo de Acuerdo sería modificando previamente el texto constitucional lo cual no se hizo por lo que de existir tal Acuerdo éste sería radicalmente nulo y quienes lo hubiesen aprobado y ejecutado estarían incursos en el delito de traición a la patria.
En anterior artículo y respecto al tema de la participación en las elecciones regionales y ante la diatriba sobre las líneas de participación y abstención comenté que éstas siendo geométricamente antagónicas, en este caso eran políticamente confluentes y hasta complementarias.
Ya han transcurrido tres años de gobierno interino con Juan Guaidó a la cabeza, en ese tiempo se han nombrado y/o ratificado funcionarios que han tenido a cargo importantes funciones publicas y de las cuales no se ha producido rendición de cuentas, entre éstos tenemos a Luisa Ortega Díaz quien ha cesado en su mandato al cumplir 14 años como Fiscal General de Venezuela y ahora se ha radicado en España pidiendo asilo bajo alegato de persecución política, pero ha dejado un vacío, no ha entregado el cargo al gobierno interino que le dio reconocimiento, ni ha rendido cuenta de su gestión ante la Asamblea Nacional a pesar de tantas cosas sobre las que debe hacerlo y que debemos exigirle esté donde esté y sea cual sea su condición actual pues ella manejó dineros públicos en todo ese tiempo en funciones, también llevó casos de trascendental importancia jurídica y política de todo lo cual debe responder pues de lo contrario eso le podría constituir un serio obstáculo para que le concedan ese asilo que está pretendiendo.
PRIMERO: El régimen mantiene una embajada ante la Corte Penal Internacional y para ejercerla designaron a la señora Gladys Gutiérrez cuya función específica es la relación entre ambas, es el conducto establecido para ello en el Estatuto de Roma, la ilegítima pretensión de Delcy Rodríguez de ejercer dicha representación constituiría una violación a dicho instrumento y así lo estamos denunciando ante la Oficina del Dr. Karim Khan.
En fin, por donde se le mire, no es posible la coexistencia jurídica de “homicidio culposo” y “suicidio” en el caso de Albán. O Hubo suicidio o hubo homicidio intencional por parte de los funcionarios (lo que presupone que lo lanzaron al vacío con la intención de causarle la muerte). Pero no hay manera de sostener jurídicamente el homicidio culposo, y menos aún en “coautoría” o “coparticipación”. Tampoco la tesis del “suicidio-homicidio culposo” al mismo tiempo. Solo es posible, respecto de un mismo hecho, la calificación “Homicidio Intencional y subsiguiente suicidio”, que es típico de los delitos pasionales.
Lo que está ocurriendo con los resultados electorales nos ofrece un extraño cuadro que hace lucir como razonables las dos políticas contrarias que asumieron los distintos factores de la oposición. Fueron dos líneas paralelas que como tal geométricamente nunca habrían de encontrarse, pero que en este caso sí ha ocurrido. Me refiero a la política abstencionista y su contraria, la de la participación.

El falso mapa rojo

Voy a comenzar este artículo diciendo que no soy pesimista ante lo que ha ocurrido con esta farsa electoral ejecutada por el régimen y a la que algunos le adjudican el haber obtenido un exitoso resultado respecto a cambiar la percepción dictatorial que el mundo tiene de él aún habiéndose constatado cerca de un 60 por ciento de abstención, conclusión absolutamente falsa, lo ocurrido le ha resultado todo lo contrario.
Solo hay dos opciones. A) Renovamos el lapso del gobierno interino con Juan Guaidó o con otra persona. B) Se deja el campo libre a Nicolás Maduro

Venezuela, su otra tragedia

Venezuela sufre otra tragedia, la que va en camino de sellar la ruina del país por la política de expropiaciones de Hugo Chávez que generó una tormenta de mas de 60 juicios cuya defensa en manos del gobierno interino mas bien pareciera dirigida a perderlos a propósito.
Pero, me vi obligado a interrumpir y diferir para próximo artículo esas reflexiones porque se atravesó la escandalosa revelación de la infame política de colaborar con Nicolás Maduro y su cadena de mando que propuso Freddy Guevara para obstaculizar el trámite que por ante la Corte Penal Internacional se ha iniciado para juzgarles como autores de los crímenes lesa humanidad que sin pausa se vienen cometiendo en estos infernales años de los gobiernos socialistas que están acabando con el país.

Más vistos

Destacados del día