martes, junio 28, 2022
Inicio Opinión Carlos Ramírez

Carlos Ramírez

Dr. Carlos Ramírez. Abogado litigante con más de 40 años de experiencia. Especialista en Derecho Procesal, Penal, Civil y Derecho Constitucional. Diplomado en Litigación Penal Internacional. Escritor y articulista de varios periódicos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha emitido una declaración -muy inusual en quienes han ocupado ese cargo- criticando acremente la reciente sentencia de la Corte Suprema respecto al tema del aborto, crítica en la que traspasa los límites de la admisible discrepancia sobre puntos de vista jurídicos del Alto Tribunal para llevarla al terreno de lo político y personal de los jueces que lo integran.
La disputa se mantuvo en terrenos diplomáticos que incluyen un instrumento denominado “Acuerdo de Ginebra” que se firmó en febrero de 1966 en el cual las partes se dieron 4 años para una solución amistosa a la que no se llegó por lo que las partes renovaron el compromiso de la vía de la negociación, esto mediante un nuevo pacto denominado “Protocolo de Puerto España” que se firmó en junio de 1970 en el que restablecieron la alternativa diplomática para resolver la disputa dándose para ello 12 años más. En este caso se incluyó la intermediación de la figura diplomática de “Buenos oficiantes”. Esto tampoco produjo resultado.
Con el uso indiscriminado de medios de destrucción masiva que viene aplicando Rusia contra Ucrania en su criminal guerra invasiva se ha venido configurando claramente lo que está tipificado como “Crímenes de Guerra” en el Estatuto de Roma, específicamente en su artículo 8: “La Corte tendrá competencia respecto de los crímenes de guerra en particular cuando se cometan como parte de un plan o política o como parte de la comisión en gran escala de tales crímenes.”
Siendo un niño la abuela me llevó a visitar a mi padre que estaba preso en una cárcel en Maracaibo, yo tenía tiempo sin verlo y preguntaba por él. Recuerdo la dolorosa vivencia del encuentro, una de esas que nos quedan a grabadas para siempre. Él estaba golpeado, su rostro barbudo mostraba dolor, la abuela le quitó la camisa y le vimos la espalda rota con las marcas de planazos, estaba descalzo porque no podía ponerse zapatos, se lo impedían las heridas en los pies causadas por las filosas orillas de rines en las que lo obligaban a pararse por horas. La abuela lloraba y yo con ella. Eran tiempos de Pérez Jiménez, de Pedro Estrada y de su tenebrosa policía política, la Seguridad Nacional. Mi padre era un activista de la resistencia, recobró la libertad aquel glorioso 23 de enero de 1958.
La empresa SmartMatic que desde el año 2004 manejó bajo sustanciosas ganancias la adquisición de los procesos electorales a favor primero de Hugo Chávez y luego de Nicolás Maduro ha demandado a su víctima -Venezuela- para que le pague una deuda por las actuaciones que sus contratantes no le pagaron.
El más importante patrimonio que le queda a Venezuela en el exterior es la refinería CITGO en Estados Unidos y después tenemos a MONÓMEROS en Colombia. El primero está condenado a ser engullido a girones mediante la ejecución de varias sentencias emitidas por el tribunal de arbitraje CIADI y cuyos detalles hemos expuesto en varios de estos artículos. En cuanto al segundo mucho se habla pero en realidad no tanto se conoce. Este caso ahora inclusive involucra a la situación electoral en Colombiana como mas adelante se explica.
Si el Fiscal Karim Khan supiera cuales son los sueldos y salarios que devengan los funcionarios del sistema de justicia en Venezuela no tendría que indagar más nada sobre el planteamiento del gobierno de Maduro de que se le permita realizar en Venezuela por sus propios medios internos, propios fiscales, por sus propios jueces (que es lo que se denomina “complementariedad positiva”) las investigaciones y enjuiciamientos por los crímenes lesa humanidad que se le han denunciado.
En los albores de las elecciones presidenciales del año 1998 Venezuela era un hervidero que protagonizaba Hugo Chávez quien durante 4 años anduvo desatado por la plaza pública proclamando una rebelión electoral para asumir el poder mediante el voto, esto dando continuidad a su fallida rebelión militar. En ambos casos tenía como tema principal, o más bien tema único, la corrupción de los 40 años de gobiernos adeco/copeyanos. Él no se ahorraba calificativos, arrancando aplausos hasta llegó a gritar que les freiría las cabezas,“voy a freír en aceite la cabeza de los adecos; si yo fuese presidente, el Congreso no duraría minutos; tengo una mano en el pueblo y otra en los cuarteles”.
Las sanciones impuestas por Estados Unidos al gobierno de Nicolás Maduro, aún siendo poco conocidas en su contenido han sido (son) el tema dominante durante mucho tiempo en Venezuela, mas ahora que son centro de la atención pública.
José Gregorio Correa, Vicepresidente del Comité de Postulaciones donde se tramitó la escogencia de los magistrados del TSJ, al cierre de esa actividad dio un discurso protocolar en el que dijo que en los tribunales del país “pequeños jueces abusan del derecho como si fueran los dueños de la justicia, hay cosas que ocurren que en el TSJ nunca se enteran”, y agregó que “los grandes problemas de la justicia venezolana no se concentran en el máximo tribunal del país, sino en los tribunales menores,”.

Más vistos

Destacados del día