sábado, julio 2, 2022
Inicio Opinión Tomás Páez

Tomás Páez

Dr. Planificación, Sociólogo UCV. Profesor titular coordinador Observatorio de la Diáspora Venezolana. Voz de la diáspora.

En la reciente Cumbre de las Américas, realizada en la ciudad de los Ángeles, se llevó a cabo el lanzamiento de la Red Global de la Diáspora de Venezuela. Previamente se había hecho en la ciudad de Washington y unos días después en la ciudad de Miami. Se presentaron los resultados del trabajo realizado por los accionistas y propietarios de la Red Global: las organizaciones de la diáspora.
Ph.D. Tomás Páez @lavozdeladiasporaven  @tomapaez​ En materia de violación de los derechos humanos, el gobierno venezolano ostenta un deshonroso lugar de honor ganado a pulso.  Así lo confirman los informes de la Alta...
Invito a leer con atención la justificación y considerandos del decreto No. 4.653, de la Gaceta Oficial del martes 15 de marzo de 2022, donde se dictamina el salario mínimo y el monto de las pensiones y jubilaciones. De su lectura se puede extraer una primera gran impresión: la mentira como estrategia y política del gobierno. Cuesta imaginar las caras, de concreto armado o granito, de quienes concibieron y se atrevieron a escribir semejante ristra de embustes; una verdadera pieza de cinismo.
Un muy querido amigo, Eddie Ramírez, me envió un correo diciendo: “hoy he visitado el museo de la ciudad de Guelph, Ontario; como a una hora de Toronto me encontré con una nota que me interesó y pensé que también te interesaría. El 7 de agosto de 1827 llegó a esa ciudad un grupo de 57 escoceses procedentes de La Guaira. Estuvieron en Venezuela dos años tratando de cultivar la tierra. Era gente muy pobre que huyeron de Escocia por el hambre y fueron a Venezuela”: los formidables periplos migratorios, las vueltas que da la vida.
La inmigración ha sido un tema siempre presente desde la declaración de la Independencia. En 1811, el gobierno de Cumaná había decretado la política de acogida a los extranjeros en su territorio.  Francisco Antonio Zea, durante el periodo de la “Gran Colombia”, estableció en Angostura la política de brazos abiertos para acoger a todos los inmigrantes. Esta política se mantuvo después de la escisión de Venezuela; su primer Presidente, José Antonio Páez, promulgó leyes con el fin de atraer migrantes de origen canario.
De acuerdo con las estimaciones de la División de Población de Naciones Unidas, aproximadamente 300 millones de ciudadanos viven fuera de su país de origen, 3.6 % de la población del planeta. Número que no cesa de crecer como lo atestigua el éxodo ucraniano, secuela de una terrible e inhumana invasión. Con la diáspora aumentan las remesas: 554.000 millones de dólares en 2019, en el año 2020 las remesas experimentaros una contracción para volver a crecer a 470.0000 millones de dólares el año 2021.
El resultado de la encuesta mundial de valores es desalentador; aumenta el porcentaje de quienes consideran menos importante vivir en democracia. En Latinoamérica, de acuerdo a los datos del Barómetro de las Américas (Latin Americna Opinion Project, de la Universidad de Vanderbilt), el 25% de los ciudadanos no está de acuerdo con que la democracia sea mejor que cualquier otra forma de gobierno. Los resultados son particularmente desmoralizadores: aumenta el porcentaje de quienes se declaran bastante o muy en desacuerdo con la superioridad democrática; este crecimiento es particularmente agudo en Argentina, Perú y Colombia.
Ph.D. Tomás Páez @tomaspaez @lavozdeladiasporaven Mi primer acercamiento a Tzvetan Todorov, ocurrió cuando desarrollaba la tesis de grado, consistente en el análisis semiológico de la obra Puros Hombres, de...
Las recientes declaraciones de los Ministros de Relaciones Exteriores de Colombia y Venezuela dejan un amargo sinsabor; a su manera, cada uno rezuma desprecio y aporofobia. Leyendo las declaraciones de la Canciller colombiana extraño las palabras de Holmes Trujillo en 2018 en un encuentro internacional promovido por la Universidad del Rosario y la Konrad Adenauer.
Paradójicamente, mientras se cierran fronteras para impedir la migración, hay millones de empleos vacantes por carecer de mano de obra, o ciudades y países incapaces de aprovechar el inmenso capital humano de toda migración. El repudio a la diáspora no es exclusivo de determinados grupos, partidos o gobiernos en los países de acogida, también está presente en donde se origina el éxodo; resulta emblemático el caso del régimen venezolano.

Más vistos

Destacados del día