Daniel Ulises Espinosa, padre de uno de los desaparecidos en el reciente naufragio en las costas de Delta Amacuro, mantiene la esperanza de reencontrarse con su hijo. La consternación por el lamentable hecho mantiene a la comunidad de La Horqueta en la incesante búsqueda de sus familiares.

“Mi corazón me dice que mi hijo está vivo”, manifestó Ulises Espinoza.

Casi veinte días han pasado desde que el bote de pescadores naufragó con al menos 31 venezolanos. Las personas a bordo se dirigían a Trinidad y Tobago con la ilusión de encontrar mejores condiciones fuera de su país.

El traslado hacia la isla se ha normalizado en distintas zonas de los estados Sucre y Delta Amacuro debido a la crisis humanitaria compleja que enfrenta Venezuela. Miles de venezolanos se han movilizado irregularmente a territorio trinitense, pero no todos han logrado llegar y muchos han sido devueltos por las autoridades locales.

Pese al complicado panorama, los familiares de los desaparecidos emprendieron una búsqueda independiente con el objetivo de hallarlos con vida.

“Tengo la plena seguridad y confianza de que mi hijo estará conmigo. Dios es muy grande”, dijo Lisbet Bello, madre de otro desaparecido.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijeron estar “profundamente consternados” por el naufragio.

Le puede interesar.  Coronavirus en Venezuela: Academia de Ciencias estima 14 mil casos diarios para el mes de diciembre

Con información de El Nacional

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí