Que comiencen los juegos del hambre. Esa es la realidad de Venezuela, un país donde la cúpula en el poder hace honor al mayor logro del socialismo: distribuir la miseria. Los bonos pagados por el régimen de Nicolás Maduro en honor a la dignidad, la disciplina, la conciencia, la responsabilidad, en memoria al padre de la patria y hasta el de la normalidad relativa se han desintegrado con el precio del dólar. La larga lista de dádivas no solo auspician la dañina dependencia del Estado sino que además nada resuelve a quienes las reciben.

Los 35 bonos depositados desde enero hasta la fecha en las cuentas de los registrados en el sistema patria, aunque pretendía distraerlos de la pobreza —por un monto que equivale en promedio a un dólar— se han devaluado con el paso de los meses porque la crisis económica y la pandemia del coronavirus han presionado la divisa estadounidense, asegura Tal Cual.

Cuando comenzó el año el dólar se cotizaba en 56122 bolívares y hoy supera la barrera del millón de bolívares registrando así un alza de 1152 %. Esto significa que con lo que cuesta un dólar hoy, se podían comprar 17 dólares en enero, y sobraban 20 centavos.

La cifra comprueba que Maduro mediante estos aportes “sigue acrecentando la cantidad de bolívares en la calle y presionando al dólar para que continúe subiendo”, sostiene el medio.

No alcanzan para nada

Un kilo de arroz, un kilo de azúcar y un kilo de harina son los únicos productos que pueden adquirir quienes reciben esta dádiva del régimen, afirma El Pitazo.

Y esos tres productos sólo “alcanzan para uno o dos platos de comida” afirma el portal donde además se divulga que “una familia necesita 29.152.334,34 bolívares para comprar 21 alimentos básicos”.

Le puede interesar.  Colombia expulsó a seis venezolanos que se hacían pasar por indigentes para robar

Este esquema de pagos “comenzó durante la gestión del fallecido Hugo Chávez, cuando era presidente de Venezuela”, pero hace tres años Maduro creó el sistema de identificación denominado Carnet de la Patria para el pago directo.

“Los bonos son de hambre y para más hambre”, analiza El Pitazo, porque “el aumento del dólar sigue devaluando al bolívar y en los supermercados, carnicerías, los precios cambian semanalmente o a diario”.

Pero Maduro niega la realidad y vocifera que son los «bonos protectores del pueblo venezolano», reseña Finanzas.

Dinero de mentira

La liquidez monetaria circulante en el país es financiada con “emisión de dinero artificial por parte del Banco Central de Venezuela (BCV), divulga Tal Cual.  El diario venezolano también explica que “este dinero la gente lo utiliza para comprar especialmente dólares, lo que aumenta la demanda de la moneda en un momento en el que la oferta es baja por los efectos de la pandemia y el colapso económico sobre los ingresos en divisas de la nación”.

El diputado José Guerra, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), señala que “la importante devaluación del bolívar frente al dólar responde a que hay una fuerte demanda de dólares, no hay oferta de dólares, y el Banco Central tiene intención de devaluar sostenidamente la tasa de cambio para proveerle bolívares al gobierno”.

Y esa dinámica es peligrosa porque «de mantenerse el mismo ritmo de gasto y si el gobierno además aumenta el gasto de manera grosera en las últimas semanas de diciembre, el dólar podría acercarse a los 1,7 millones de bolívares”.

Le puede interesar.  Bloomberg: BCV discute con bancos privados plan de dolarización

Los bonos del hambre

Este 1 de diciembre Maduro anunció que en los próximos días desembolsará otro bono sin detallar el monto. A este que lo dedicó a la “economía familiar” se suma una larga lista de dádivas que solo promueven el conformismo, la mediocridad y la dependencia del Estado.

Durante el primer semestre del año, el régimen entregó una veintena de bonos cuyo monto oscila entre los 200.000 y los 635.000 bolívares. Algunos de estos fueron el bono de Reyes, el bono Escolaridad, el bono de la Dignidad, el bono de Carnaval, el bono del Día del Trabajador y el bono del Día de las Madres.

En los meses recientes la dictadura continúo con la repartición los precarios bolívares mediante el bono de Disciplina y Compromiso, bono #QuédateEnCasa, bono Simón Rodríguez y bono Amor por Venezuela, entre otros. En un intento por ajustarse a la incontrolable inflación, los montos ascendieron hasta los 6.700.000 Bs., lo que equivale a poco menos de 7 dólares.

Información de Panam Post

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí