Juan Manuel Pino, ministro de Seguridad de Panamá, aseguró que su país reforzará la frontera con Colombia debido al incremento de migrantes irregulares que transitan por la peligrosa selva del Darién, donde esta semana unos asaltantes asesinaron a un niño venezolano de 6 años de edad.

El funcionario informó que una caravana de 2.400 migrantes ingresó a la provincia del Darién la noche del pasado miércoles 21 de septiembre. Frente al incesante flujo, Pino dijo que reforzar la frontera no solo garantizará más seguridad en la zona, sino también brindará mayor cuidado a la población en tránsito.

“Toca establecer protocolos humanitarios de atención, ya sea en salud y alimentación”, dijo en entrevista con el medio Prensa Latina.

Quienes atraviesan el Darién se enfrentan a organizaciones criminales, redes de trata, animales salvajes, condiciones climáticas extremas, entre otros riesgos. Muertes, robos y cifras nunca antes reportadas de caminantes que arriesgan sus vidas son parte de ese escenario.

Durante agosto de 2022, el promedio diario de migrantes irregulares que llegó a Darién fue de mil, una cifra inédita. Al menos 19 venezolanos han muerto este año intentando cruzar la temida selva.

Asesinato de niño venezolano

El 21 de septiembre, el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront) confirmó el asesinato de un niño venezolano de seis años de edad en la selva del Darién, zona fronteriza con Colombia.

Luego de cinco días de travesía por la zona, el menor y su tío fueron sorprendidos por unos delincuentes que les dispararon indiscriminadamente, ocasionado la muerte del infante. 

Argenis Portillo, tío del niño, le contó a su esposa que el hecho ocurrió cuando les faltaba poco camino para llegar a un campamento y salir del Darién. “(…) salió un grupo de indios y personas con otros acentos, y empezaron a disparar. Todos se dispersaron, empezaron a gritar y a llorar”.

Le puede interesar.  El venezolano Luis Palacio se abre paso en el mundo de la moda en Argentina

El hombre se lanzó a un río y se hizo el muerto mientras los delincuentes continuaban en la zona. “Yo resistí y me puse boca abajo. Cuando ya no escuché nada, abrí los ojos y comencé a caminar con mi sobrino en brazos, pero ya estaba muerto”, le dijo la víctima.

Preocupación

Organismos como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) y entidades públicas como la Defensoría del Pueblo han solicitado a Panamá, Colombia y Costa Rica prepararse para el numeroso flujo migratorio que se viene observando.

Para Unicef es preocupante que las grandes caravanas traen grupos vulnerables, como mujeres embarazadas y menores de edad, quienes deben afrontar los retos de la selva, además del acoso de bandas criminales y algunos no sobreviven a la travesía.

Estadísticas de Senafront indican que en lo que va de año han muerto cinco infantes en el trayecto, de un total de 14 mil 571 niños, niñas y adolescentes que cruzan por Darién.

En su discurso ante la 77 Asamblea General de Naciones Unidas, el vicepresidente de Panamá, José Gabriel Carrizo, señaló que las posibles soluciones a esta dolorosa y lamentable situación incluyen a los países de origen, a los receptores de este tránsito y muy especialmente a las naciones de destino.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí