La humanidad ha enfrentando muchas pandemias a lo largo de la historia. Foto cortesía.

Walter Márquez

El historiador y parlamentario emérito Walter Márquez, señaló en el programa de televisión TRT, moderado por las periodistas Zulma López y Lorena Arráiz, que es esencial para la humanidad conocer y tener presente la historia de las pandemias que se han registrado a lo largo del tiempo, con el fin de entender que también en materia de salud los procesos son cíclicos, y al tener ese conocimiento se estaría mejor preparado para hacer frente a la pandemia actual del Covid-19 y a las que pudieran surgir en el futuro.

Detalló Márquez que la humanidad ha registrado a lo largo de su historia varias pandemias, como la que narra La Biblia en la historia del Faraón de Egipto que fue castigado con las 10 plagas al esclavizar al pueblo de Israel. En el 430 antes de Cristo, -también refirió- hubo una gran pandemia, la de Atenas, que fue reseñada por un historiador de la época griega, Tucídides y también el padre de la medicina, Hipócrates, quien narró y dejó constancia de cómo era la reacción de los pacientes, porque las pandemias universales, nacionales y regionales han sido casi iguales, sorprenden a la humanidad y no se sabe cómo enfrentarlas.

También habló Márquez de la plaga de Justiniano en el 541 Después de Cristo que se desarrolló en Estambul, Constantinopla en el Imperio Romano la cual diezmó parte de Europa; luego se registró la peste negra en el siglo XIV en el 1347, una de las pandemias más devastadoras que ha conocido el mundo, porque aunque no hay registros claros se estima que acabó con la tercera parte de la población, solo en Europa, unos 25 millones de personas. Esta peste ha sido considerada por algunos como algún tipo de influenza y por otros como un tifus, sin embargo no hay registros clínicos de la época, como sí se logró con la pandemia de 1918 conocida como la gripe española, ya que a unas personas que murieron en Alaska y que estaban congeladas les pudieron hacer pruebas y autopsias, determinando que era una especie de influenza, vocablo italiano que significa influencia y que para la época algunos consideraban que las enfermedades presentadas se daban por la influencia de los astros.

“Esa gran pandemia estalló en Kansas, en los Estados Unidos, en un centro de adiestramiento militar en el que entrenaban parte de los batallones que iban a la segunda guerra mundial, desde allí se expandió a Europa, India, norte de África, incluso Mahatma Gandhi sufrió de esa pandemia, también el rey Alfonso XIII de España y se le dio el nombre de gripe española porque en una sola semana se contagiaron las dos terceras partes de la población de Madrid y la mortandad fue muy grande”.

Le puede interesar.  Acnur: los migrantes venezolanos son cada vez más vulnerables

En Venezuela la gripe española llegó en octubre de 1918 por el puerto de La Guaira, se transportó en el ferrocarril a Caracas y también por el ferrocarril del Táchira, a través de Encontrados y en Estación Táchira, lo que es hoy San Félix, entre San Cristóbal y La Fría, se tenían que someter a una cuarentena de 30 días y a pesar de ello se extendió a la zona sur del Táchira y especialmente a Guasdualito a través de la Selva de San Camilo que era el camino ganadero de la época.

Se estima que murieron de 50 a 100 millones de personas producto de la gripe española. Foto cortesía.

Refirió Márquez una compilación de trabajos del profesor Luis Hernández sobre 100 años de historia tachirense donde recoge el decreto del general Eustoquio Gómez en el que nombra una Junta de Socorro de Salud, el decreto de Alí Montenegro que era el prefecto de San Cristóbal y también el reporte de la junta que presidía Domingo Semidey, médico de la época.

Pandemia mental

Con esta gripe española –señaló- se calcula que pudieron haber muerto unas mil personas en el Táchira y a nivel nacional unas 25 mil personas de los 2 millones 500 mil habitantes, es decir un 1% de la población, pero no hay un registro claro porque en esa época las estadísticas no eran exactas como ahora, sin embargo la diferencia con la pandemia actual es que aunque la cantidad de personas fallecidas es relativamente menor, nos enfrentamos a una “pandemia mental”, porque el uso del internet y con la popularización de las redes sociales todo se multiplica haciéndolo parecer más grande de lo que en realidad puede ser. La gripe española en Venezuela duró tres meses y Juan Vicente Gómez perdió con esta enfermedad a su hijo predilecto, Alí Gómez y por el cuidado y la depresión duró 3 meses en Maracay sin salir, ni siquiera fue al velorio y al entierro de su hijo, que con solo 23 años ya lo había nombrado Coronel del Ejército Nacional y jefe del Regimiento Sucre N° 2, así como segundo vicepresidente del Estado Aragua.

No obstante a lo planteado, Walter Márquez es optimista ante la situación que nos enfrentamos actualmente frente al Covid-19, porque asegura que ante todas las pandemias y pestes el mundo ha salido de eso y en el caso de Venezuela también logramos superar las epidemias en la guerra de Independencia que diezmaron parte al Ejército Español y del Ejército Libertador y en la guerra Federal que fue devastadora, desde 1858 a 1863 y también nos recuperamos. “Recuerdo que cuando presidí la comisión del Congreso de la República que investigó la crisis financiera de 1994, nos preguntábamos cómo nos vamos a recuperar y nos recuperamos y de lo que está pasando en el país también lo vamos a superar porque esos son ciclos que se van a cerrar pronto y lo mismo pasa con respecto a las pandemias.

Le puede interesar.  Implementarán estrategias para resolver el ‘embudo migratorio’ en la frontera colombo-venezolana

En cuanto a la medicación, manifestó que también es importante conocer la historia porque un informe presentado por el médico internista venezolano, Samir Kabbabe, indica que en 1918, en Brasil, le daban a la gente Quinina, que es el precursor de la Cloroquina y no sirvió, más bien tenía reacciones colaterales, porque algunos consideran que pudiera ser positivos, pero según estudios clínicos de la época la Quinina servía para el paludismo pero no para fiebres gripales, en otras palabras, “la historia es un proceso de enseñanza que tenemos que evaluar para aplicarlo modernamente a fin de prevenir nuevas pandemias para superar la crisis del mundo y del país”.

Inversiones en Salud

Al cierre del programa, Márquez hizo un llamado a los países a reformular sus prioridades y “en vez de invertir más en armas, en ejércitos, deberían invertir más en hacer frente a ese enemigo invisible que son las pandemias, las enfermedades que atacan como verdaderos ejércitos: con el factor sorpresa y a la masa”.

“Tenemos que llamar a la reflexión a todos para que tengamos un protocolo de actuación internacional, porque esto ha sorprendido a todo el mundo, pero no es ni la primera ni la última pandemia, por lo que tenemos que prepararnos para que tengamos la capacidad de superarla”.

Venezuela en 1918 apenas estaba iniciando la época petrolera, era un país con un alto índice de analfabetismo, insalubridad, mucha pobreza. “Yo mismo, en el campo, fui víctima de esas epidemias, me dio polio siendo niño, tuberculosis y también sarampión” y luego con la debida inversión en salud y educación logramos superar esas enfermedades que lamentablemente hoy vuelven a presentarse en nuestro país, concluyo el historiador Márquez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí