Después de 4 meses en riesgo de derrame de petróleo de la instalación flotante de almacenamiento y descarga (FSO) Nabarima, PDVSA logró la transferencia de un primer tramo de la carga, dijeron fuentes familiarizadas con la estatal petrolera venezolana.

Desde octubre de 2020 se encendieron las alarmas internacionales por el posible colapso del FSO Nabarima, el cual estaba en alta mar con 1.3 millones de barriles de petróleo.

Aunque se realizó este paso, la preocupación de ecologistas, defensores del medio ambiente, organizaciones no gubernamentales, comunidad internacional e islas vecinas está intacta.

Las críticas y acusaciones contra el régimen chavista abundan, sobre todo por la falta de mantenimiento a la que está sometida PDVSA.

¿Cómo ha sido el proceso?

En diciembre, PDVSA comenzó a descargar crudo del Nabarima, luego de que las imágenes de la instalación listadas a principios del año pasado generaron alarmas entre los trabajadores, activistas y gobiernos de países vecinos sobre un posible desastre ambiental.

Desde el inicio del procedimiento fue reportada que las instalaciones del Nabarima estaban siendo fuertemente protegidas por militares, situación que dificulta el monitoreo del proceso tanto para los interesados en Venezuela como en países vecinos.

Esta FSO había estado almacenando alrededor de 1,3 millones de barriles de crudo Corocoro.

El Nabarima forma parte de la empresa conjunta Petrosucre entre PDVSA y la italiana Eni Spa en el Golfo de Paria.

Petrosucre, 74% propiedad de PDVSA y 26% de Eni, ha estado inoperante durante casi dos años debido a las sanciones de Estados Unidos a PDVSA.

¿Cuánto crudo transfirieron en la primera fase?

Las imágenes de satélite muestran que se habían transferido alrededor de 570.000 barriles desde el Nabarima al Ícaro, un buque propiedad de PDVSA anclado cerca, según Samir Madani, de TankerTrackers.com.

Le puede interesar.  Reuters: compañías petroleras y grupos de ayuda planean presionar a Biden para permitir intercambios de combustible en Venezuela

La barcaza Inmaculada había estado transportando el crudo de Nabarima al Icaro.

A través de este procedimiento PDVSA logró la transferencia de al menos 570.000 barriles de los 1.3 millones que tenía el FSO.

Otra persona con conocimiento directo del asunto dijo que el Icaro terminó de cargar 567.000 barriles de crudo el 17 de enero. Los datos de seguimiento de embarcaciones en Refinitiv Eikon muestran que la embarcación ahora está llena.

Cabe destacar que el Ícaro está sancionado por Estados Unidos desde 2019.

La embarcación receptora depositará el crudo en tierra firme, pero se desconoce dónde pues informes relatan que PDVSA tiene todos sus depósitos al límite.

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí