El incremento del fenómeno inverso de contrabando de gasolina en la zona de frontera, en donde el combustible colombiano ahora está siendo llevado a Venezuela por la grave escasez que vive el país, ha generado que las autoridades colombianas tomen acciones en las estaciones de servicio del Norte de Santander.

Después de una reunión entre las autoridades y los propietarios de las estaciones de servicio, se tomó la determinación de restringir la venta de la gasolina a un cupo máximo por cada vehículo para tratar de disminuir el contrabando.

Alberto Moros, propietario de la estación de servicio Pinar del Río del municipio de Los Patios, le dijo a Caracol Radio que el control debe ser solo de las autoridades por que los bomberos tienen la obligación de venderle a quien requiera combustible.

“Establecimos unos máximos de acuerdo a la capacidad de los vehículos que vayan a tanquear y son las instrucciones que hemos dado a los isleros a las estaciones. Si un automóvil normalmente tanquea de 12 a 15 galones, eso es lo máximo que hemos autorizado para tanquear, una camioneta de 20 a 25 galones dependiente del modelo del vehículo y la marca”, dijo Moros.

Asimismo, Indicó que se cuidan de vender en volúmenes grandes a personas que presumen van a hacer contrabando.

Por otra parte, desde el día de ayer, 17 de septiembre, se estableció la presencia policial en cada una de las estaciones de servicio de la ciudad colombiana para intentar mantener el control y vigilancia del abastecimiento de combustible.

Con información de Caracol Radio

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí