Los precios del crudo disminuyeron de forma drástica debido al temor de que se origine una guerra global en los precios del petróleo y la preocupación ante la propagación del Covid-19. Esta situación no ocurría desde la caída del crudo producto a la Guerra del Golfo en 1991.

Según expresaron distintos expertos, la reducción de la demanda del crudo se debe a que Arabia Saudí decidió realizar el mayor recorte de sus precios en 20 años, además que Rusia, el segundo productor mundial de petróleo que no es miembro de la Opep, se negó a una reducción colectiva de 1,5 millones de barriles al día como propusieron los sauditas.

Asimismo, la epidemia del Covid-19 que ha influido enormemente en la caída de los precios en las últimas semanas.

Debido a esta situación, el mercado asiático registró un descenso en los dos principales barriles, el WIT cayó a 29 dólares y el Brent disminuyó hasta los 33 dólares por barril.

“El colapso de la alianza Opep/no Opep es la mayor sorpresa para el mercado del petróleo, y que se produce con el desafío añadido de que no tenemos una visión completa de lo que hay por delante”, aseguraron distintos analistas.

Además, los expertos también indicaron que la guerra de los precios pudiera llevar el precio del crudo a unos 20 dólares por barril en caso de no resolverse la negociación.

“El hundimiento de los precios del petróleo tiene enormes repercusiones a escala mundial y pone en duda la viabilidad financiera de varias empresas y varios países”, añadió el analista, Josh Mahony.

Neiyer Angarita Duran

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí