FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

El presidente de Chile, Gabriel Boric, instó hoy a los países de la región, en la antesala de la apertura de la Cumbre de las Américas en Los Ángeles (Estados Unidos), colaborar para manejar la crisis migratoria por la oleada de venezolanos que huyen de su nación.

Al consultarlo sobre si puede ofrecerle Chile dar casa, trabajo y sustento a la comunidad venezolana, Boric respondió con un “no” rotundo y pidió apoyo a los países de la región para articular acciones conjuntas.

“Hoy día son Colombia, Perú y Chile los principales países de destino de la emigración venezolana”, sostuvo.

“Pero acá yo creo que hay que trabajar en diferentes dimensiones. Por un lado, en promover que las elecciones y en estos grupos de contacto internacional, espero que lo podamos reactivar para que cumpla una función de veedor. Para que las próximas elecciones en Venezuela cuenten con todas las garantías democráticas que se requieren y con todos los observadores internacionales, que den cuenta de aquello, para que no haya dudas respecto a la legitimidad de las instituciones que de allí emanen”, destacó el joven presidente del país austral.

Igualmente aseguró que “ningún país puede absorberla por sí. Y eso es un tema que hemos tenido en Chile y que ha pasado en diferente en diferentes partes del mundo. Pero tenemos que abordarlo de una perspectiva de derecho humano”, a pesar de que han aumentado los casos de xenofobia en el país contra los venezolanos.

Fenómeno sin precedentes

David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, señaló a finales de mayo pasado que ya son al menos 6,2 millones de personas las que han escapado del país por la crisis generada como consecuencia de las políticas erróneas y adoptadas por el gobierno de Nicolás Maduro.

Le puede interesar.  Venezolanos en Ecuador podrán pedir visa humanitaria hasta el 14 de agosto

Venezuela atraviesa desde hace años una profunda crisis política, social y económica atribuida a la caída de los precios del petróleo y a poco más de dos décadas de malas administraciones de gobiernos socialistas.

Millones de personas han caído en la pobreza, inicialmente en medio de una gran escasez de alimentos y medicamentos, seguida después de la imposibilidad de comprarlos por la brutal pérdida del poder adquisitivo en un escenario de bajos salarios y una inflación de cuatro dígitos.

“Diariamente, unas mil personas se van de Venezuela sin intención de volver”, aseguró el pasado 10 de diciembre William Spindler, portavoz en América Latina de la Agencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Refugiados (Acnur).

Por último, aseguró que la migración venezolana ha tenido un impacto importante tanto dentro como fuera del país. Opinó que es favorable la presencia de venezolanos en otros países, pero que también generan un gran gasto para esas naciones, porque tienen que reajustarse económicamente para recibirlos y mantenerlos.

Con información de La Vanguardia

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí