Este jueves 16 de septiembre, la Misión de Determinación de Hechos de la ONU presentó un segundo informe sobre el rol activo de los jueces en la violación de derechos humanos en Venezuela. Michael Cox, miembro de la misión, denunció que 66 detenidos tenían marcas visibles de tortura al momento de ser presentados ante la justicia.  

“Nos preocupan que muchos detenidos fueron devueltos a la custodia de agentes de seguridad que han participado en la violación de derechos humanos”, expresó Cox.

Los tratos crueles contra los detenidos por razones políticas en Venezuela tienen la permisividad de los jueces y fiscales, quienes hacen omisión a las denuncias de las víctimas y las envían de vuelto a los lugares de reclusión donde presuntamente son torturadas.

“En algunos casos, las fechas oficiales de detención parecen encubrir periodos en los que las personas afirman haber sufrido desapariciones forzadas de corta duración durante los cuales estuvieron incomunicadas y fueron sometidas a tortura o tratos crueles, inhumanos y degradantes, incluida la violencia sexual”

Precisa el informe de la Misión de la ONU

La investigación concluye que las acciones y omisiones de los funcionarios judiciales sobre las denuncias de tortura han tenido consecuencias devastadoras para las víctimas, incluyendo la continuación de las vejaciones y el deterioro de su estado de salud.

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  LA JUSTICIA CUANDO AD/COPEI Y DURANTE LA REVOLUCIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí