En el marco del cierre de campaña de las elecciones parlamentarias de Venezuela en 2015, Opal Tometi, cofundadora del movimiento Black Lives Matter, fue recibida por miembros del régimen de Nicolás Maduro.

“Actualmente en Venezuela. Es un alivio estar donde hay un discurso político inteligente”, escribió Tometi en ese entonces en su cuenta de Twitter @opalayo.

No era la primera vez que coincidía con el régimen chavista

Meses anteriores Nicolás Maduro había visitado el Black Theater en Harlem, New York, para sumarse a la Cumbre de Líderes Afrodescendientes organizada por el gobierno de Caracas. Desde entonces se ha evidenciado la relación entre ellos.

El medio oficialista Alba Ciudad, basado en Caracas, reseñó así las palabras de Tometi en ese encuentro: “estoy consciente que la justicia también tiene que ver con los aspectos raciales. Lo que vivimos es la manifestación del racismo antinegro y esto es violencia estatal, hay que llamarlo por su nombre. La brutaldiad de la policía, los asesinatos a los negros, la violencia contra la comunidad afrodescendiente, todo es prueba de la violencia del Estado”.

No se refería a la entonces ya muy notable violencia policial del régimen de Maduro, sino a la policía de EE.UU.

Durante la visita de Tometi a Caracas, la activista hizo alusión a la victoria de la oposición en la Asamblea Nacional, catalogando el proceso como una “continua intervención de los Estados Unidos”.

Según la activista la derrota parlamentaria de Maduro dejaba expuesta la integridad de la población afrodescendiente en el país suramericano.

“Rechazamos la hipocresía de la élite venezolana que, como todos los colonos, se aferra a su privilegio de blancos hasta el punto de linchar a los afrodescendientes”, expresó según declaraciones reseñadas por Venezuela Analysis.

Tometi se refirió al supuesto apoyo por parte de Estados Unidos a las “guarimbas de la oposición”, en 2014, que, según ella, dejaba como resultado el fallecimiento de 43 personas y daños multimillonarios a la propiedad privada.

“Denunciamos el espionaje estadounidense contra Venezuela, la vigilancia ilegal de PDVSA, la violación del espacio aéreo y la sanciones”, exclamó la estadounidense de origen nigeriano.

Su encuentro en Caracas no fue del todo grato. Muchos seguidores de la red social Twitter, criticaron su visita, expresaron su enojo y rechazaron sus alocuciones.

En las recientes protestas estadounidenses a raíz de la muerte de George Floyd a manos de un polícía en Minesota, promovidas en gran parte por el movimiento Black Lives Matter, el FBI confirmó la detención de activistas cubanos y venezolanos que dijeron haber sido financiados por el régimen de Nicolás Maduro, tal como lo publicó Primer Informe, en una investigación que se lleva a cabo y que ha sido confirmada por la Casa Blanca.

No está confirmado si Nicolás Maduro ha financiado las protestas escenificadas por BLM, pero la relación se mantiene entre ambos actores.

Lea la nota completa en Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí