Carlos Ramírez López @carlosramirezl3

Las reuniones que se vienen realizando en México entre representantes del gobierno de Maduro y la denominada “Plataforma Unitaria” fueron concebidos por sus participantes como la alternativa entre diferentes propuestas para resolver la crisis venezolana que sería una especie de cohabitación, de compartir el poder, pues nunca a nadie se le ha ocurrido que pueda constituir un regreso a la institucionalidad democrática secuestrada por el régimen.

Estados Unidos prácticamente se sumó a la Unión Europea como patrocinante de esa fórmula sustituta de la anteriormente propalada de la invasión militar o de una insurrección armada. Obviamente que ésta, la UE, bajo la dirección del socialista español Josep Borrel está guiado por la idea de salvar al régimen socialista de Nicolás Maduro, pero los norteamericanos van siguiéndole pues no tienen mas alternativas “sobre la mesa” diferente a las sanciones económicas y la de quitarle la visa a los chavistas.

Rusia se ha sumado con entusiasmo a la propuesta con la finalidad de proteger no solo a su enclave estratégico en la región, sino además los grandes capitales e intereses económicos que aquí ha venido acumulando.

De manera que en la supervivencia de ese experimento “dialogatorio” no debemos mirar solo costas adentro pues para calibrar su verdadera dimensión hay que considerar esos intereses externos que en ello están en juego, por eso es que a los arrebatos nerviosos simulando dignidad de Nicolás Maduro de levantarse de la mesa, de inmediato se producen reacciones como las del Ministerio de Exteriores de Rusia; que reseñan los medios de comunicación:

Rusia se mostró este lunes preocupada por la suspensión por parte del gobierno de Nicolás Maduro del diálogo en México por la extradición a Estados Unidos de Alex Saab, y recalcó que no hay alternativa a esas conversaciones entre el Ejecutivo y la oposición: “Estamos convencidos de que no hay alternativa a continuar el diálogo entre las fuerzas políticas responsables de Venezuela. Solo así se podrán resolver de manera sostenible las contradicciones existentes. El desafío para la comunidad internacional es ayudar a los esfuerzos constructivos, no socavarlos.”

Le puede interesar.  Venezolanos retornados denuncian estar atrapados en los Pasie por más de 2 meses

Por su parte, Unión Europea por boca de Borrell  se ha manifestado en forma similar.

La reacción de la delegación que encabeza Gerardo Blyde ha hecho un llamado al régimen para que regrese a la mesa y tal cosa básicamente lo que persigue es mostrar que son ellos los que no quieren una solución pacífica a la crisis venezolana. De manera que  el  arrebato de Maduro no pasará de eso, volverá a mandar a Jorge Rodríguez a sentarse con Gerardo Blyde, no tengan duda, ellos no van a liquidar la comedia electoral que está en curso y que tanto les ha costado armar para legitimarse regalando algunos unos puestos sin importancia real para la terrible hecatombe humanitaria que azota al país.

Nada cambiará, todo seguirá igual…por ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí