Más allá de los frecuentes enfrentamientos entre bandas criminales y cuerpos de seguridad que bajo la denominada “zona de paz” habían acordado no ingresar a las populosas comunidades del oeste de la capital venezolana y dieron libertad de actuar a los delincuentes, nada se sabe de manera oficial sobre lo que allí ocurre, específicamente en La Vega. Lo cierto es que la violencia y las muertes que se han generado en los últimos días sobrepasa o asemeja las cifras o bajas provocadas en un país en guerra 

Redacción Frontera Viva

La Vega es una de las 22 parroquias del Municipio Libertador del Distrito Capital venezolano y se ubica al oeste de Caracas. En los últimos años se ha convertido en el escenario de cruentas batallas entre bandas criminales, aun cuando la comunidad es parte de las delimitaciones marcadas por el régimen de Nicolás Maduro, como “zonas de paz” donde los cuerpos de seguridad no podían ingresar, y a cambio la delincuencia daría una tregua a la criminalidad.

La última disputa que se registró en La Vega fue el pasado viernes 8 de enero y se extendió hasta el final de la tarde del sábado 9, dejó un saldo no preciso de fallecidos, 13, 16, 18, 22 son las cifras que manejan diferentes medios de comunicación, activistas sociales y organizaciones defensoras de los derechos humanos. Ningún dato oficial certifica ni lo sucedido, ni el número de bajas producto de los enfrentamientos.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, señaló la masacre de La Vega como el resultado del régimen por haber armado a las bandas criminales con el fin de someter a la ciudadanía.

“Son violadores de derechos humanos y criminales de lesa humanidad”, dijo Guaidó al referirse al régimen y la cruenta disputa.

El abogado investigador, penalista y ex fiscal del Ministerio Público venezolano, Zair Mundaray, a través de su cuenta en la red social twitter, precisó que fueron 18 cadáveres los ingresados a la morgue de Bello Monte provenientes de La Vega.

“¿Quiénes de ellos realmente se enfrentaron? Nadie lo sabe. ¿Quiénes eran transeúntes o vecinos que cayeron bajo el fuego cruzado? Nadie sabe”.

Mundaray, aseguró que se está frente un episodio de opacidad que permite que una y otra vez haya masacres en el país.

Quienes detentan hoy el poder de facto, por años denunciaron hechos como El Amparo, Yumare, Cantaura, pero resulta que han producido miles de ejecuciones y asesinatos masivos como jamás habían ocurrido en Venezuela y atacan a los medios que los denuncian, señaló el especialista en criminalistica.

Le puede interesar.  Venezolano en Chile mató a su esposa, a su suegra y luego se quitó la vida

Más allá del hecho

Lo ocurrido en La Vega, Caracas más allá de la masacre perpetrada por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) donde extraoficialmente habrían sido asesinadas 18 personas, tiene otra perspectiva para analizar que trasciende lo relacionado a seguridad ciudadana, explicó el activista por los derechos humanos y ciudadanos Marino Alvarado, en su cuenta de twitter @marinoalvarado

Alvarado dijo que la disputa en la que intervinieron diferentes cuerpos de seguridad del Estado, se genera a raíz de protestas realizadas por los ciudadanos a consecuencia de las recurrentes fallas en los servicios públicos, específicamente escasez de agua.

“En esa Parroquia la comunidad venía realizando una serie de protestas relacionadas a la exigencia de servicios públicos, una protesta cada vez más organizada y ascendente.  Tras la llamada lucha contra la delincuencia puede haber por parte del gobierno un objetivo mayor: imponer terror en la comunidad y desarticular la organización comunitaria y la exigencia de sus derechos”, precisó Alvarado

No es extraño que cualquier protesta que pueda iniciar la comunidad por servicio de agua, gas doméstico, aseo urbano, la respuesta inmediata sea mandar a las FAES con todo su potencial represivo, agregó.

La protesta a la que hace mención Marino Alvarado, se generó en la zona luego de pasar 30 días consecutivos sin agua. Luego de dos días de permanecer los ciudadanos en la calle protestando, Hidrocapital envió cisternas para aliviar la ausencia del servicio.

La Vega se ha caracterizado históricamente por ser una comunidad organizada, de gente trabajadora y de lucha por sus derechos, donde además hay una amplia actividad cultural y comunitaria.

El contexto

El periodista venezolano Román Camacho, especialista en sucesos ha documentado a través de sus redes sociales los hechos registrados en la populosa barriada caraqueña de La Vega.

Camacho ha señalado que “la cifra de antisociales muertos en enfrentamiento con funcionarios de las FAES y DIP en La Vega asciende a 13. También se tuvo información de 2 casos adicionales que murieron tras ser alcanzados por balas perdidas disparadas por los antisociales cuando huían por la Montaña”.

De acuerdo a la versión del periodista uno de los caídos permanecía sin identificar y el segundo fue identificado como Nelson Villalta, de 50 años de edad, era profesor de música en Fundamusical en Chapellin y actualmente, por la pandemia, era vigilante en un hotel en la urbanización Altamira. Su esposa declaró que sujetos armados dispararon

“Desde la montaña cuando huían de las FAES. Resultó herido en la espalda cuando estaba en la entrada de su casa. Les pide a los organismos de seguridad que haya justicia y que saquen a las bandas del sector. Los sujetos responsables serían Carlitos y Pablito de la banda del Torta, quienes buscan controlar el sector de La Vega y aliarse con la banda del “Coqui” en la Cota 905”, reseñó el comunicador social en la red social twitter.

Le puede interesar.  Chile militariza sus fronteras para evitar tráfico ilegal de migrantes venezolanos

Durante el año 2020, la zona de La Vega y sus adyacencias fueron noticia debido a los recurrentes enfrentamientos registrados. El pasado 25 de agosto se vivió el terror en esa zona, cuando hubo un fuerte enfrentamiento, reseño el medio Caraota Digital.

La mañana de ese día se conoció que presuntamente la banda de “El Coqui”, enfrentó a funcionarios de distintos cuerpos policiales en la Cota 905 y según la información del periodista de sucesos Eligio Rojas, los antisociales portaban armas de alto calibre como: fusiles AR15, AK103 y AFGA, armamento conocido como de guerra.

De acuerdo a los primeros informes, varios antisociales intentaron invadir la sede de Policaracas en la Cota 905, por lo que solicitaron apoyo inmediato a la PNB, Faes, Cicpc y Guardia Nacional, destacó el medio digital.

A lo largo del año se produjeron varios enfrentamientos entre bandas criminales que no han podido ser desintegradas por los cuerpos policiales del régimen.

Violencia exacerbada

Bajo el anterior panorama de violencia y zozobra constante conviven los pobladores de las zonas populares de la capital venezolana, sin que exista un pronunciamiento oficial que explique a detalle la situación y menos acciones planificadas y responsables que lleven a la culminación de tan lamentables hechos.

Al cierre del año 2020, el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), registró en Venezuela, al menos 11.891 fallecidos y una tasa de 45,6 muertes violentas por cada cien mil habitantes, muy por encima de cualquiera de los otros países considerados violentos en América Latina.

En 2020 ocurrieron 4.153 homicidios cometidos por los delincuentes, para una tasa de 15,9 víctimas por cada cien mil habitantes. Sin embargo, esta cifra por primera vez sobrepasa las muertes generadas por los cuerpos policiales venezolanos.

“En el año 2020, por primera vez, fueron más los muertos por los policías que por los delincuentes: 101 por cada cien homicidios delincuenciales”, registró el OVV.

La letalidad policial se ha extendido por todo el país y parece ser la única política de seguridad que se ha estado implementando. En doce estados del país la policía mató más que los delincuentes, detalló el informe de la organización no gubernamental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí