El aventurero digital

Ecuador tiene una peculiaridad geográfica por estar ubicado en la mitad del mundo, cruzado por la línea ecuatorial. Existe también una especial sensación durante la estancia en Quito de encontrarte a 2.800 metros de altitud, en plena cordillera de los Andes. Sin embargo, el principal atractivo de hacer un paseo por esta capital es por el gran patrimonio cultural que se concentra en el centro histórico de Quito.

Se trata del centro histórico de la época colonial de mayores dimensiones de Latinoamérica y el que se conserva en mejor estado. En Quito se encuentran diversas iglesias de estilo barroco quiteño, algunas con muy suntuosas decoraciones interiores. Esta es la razón por la que en 1978 Quito fue el primer lugar del mundo en ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, privilegio que compartió con la ciudad polaca de Cracovia. Y a todo esto hay que sumar los atractivos de los alrededores de Quito, con bellos enclaves naturales y lugares exóticos.

Mostramos una guía de lo mejor que ver y visitar como turista en Quito.

El mirador El Panecillo en Quito

La mejor forma de empezar la visita por Quito es, sin duda, subir al mirador del Panecillo, donde se encuentra uno de los iconos de la ciudad, la gran estatua plateada de la Virgen Alada. Desde el mirador del Cerro del Panecillo se aprecian espectaculares vistas panorámicas, no solo del centro histórico de Quito, sino también de la zona más moderna de la ciudad que se extiende por el norte. Desde ahí también se podrá divisar los barrios populares que se pierden de la vista por las laderas de las montañas que rodean la capital ecuatoriana.

Paseo por el centro histórico de Quito

La parte principal de la visita se debe centrar en un paseo por el centro histórico de Quito. El recorrido se puede hacer desde la céntrica plaza de la Independencia, más conocida como la plaza Grande, hasta la plaza de San Francisco y por la calle de las Siete Cruces.

Iglesia de la Compañía

Solo en el centro histórico de Quito hay hasta 60 iglesias e instituciones religiosas.  Conocida como la gran Joya de América, cuando se ingresa al interior de la iglesia de la Compañía el viajero queda absorto ante su impresionante decoración barroca que cubre con pan de oro todas sus paredes y techos. Es un reflejo de la importancia que durante la época colonial tuvo la Compañía de Jesús en esta zona de América.

Iglesia de San Francisco

Este templo es otro de las grandes edificaciones religiosas de la ciudad, el cual se encuentra en la otra gran plaza del centro histórico de la ciudad, también denominada San Francisco. Terminada en tiempo récord en 1620, y regentada por los franciscanos, en la actualidad parece ser que es la iglesia más querida por los quiteños.

Le puede interesar.  Inglaterra: Después del 10 de julio menos personas tendrán que cumplir con la cuarentena

Catedral de Quito

Por supuesto, la catedral de Quito, una de las iglesias más antiguas de Sudamérica, y la cual encuentras en la citada plaza Grande. En el interior de una capilla contigua a la sacristía, que también tiene puerta con portada de piedra tallada desde el pretil exterior, se veneran los restos del Mariscal venezolano Antonio José de Sucre, héroe de la independencia ecuatoriana y latinoamericana. La urna que contiene sus restos es de forma rectangular y está tallada en piedra oscura (andesita) del Pichincha, alrededor de la cual se han dispuesto banderas de todos los países por cuyas libertades Sucre luchó. Los retablos laterales fueron tallados por los primeros maestros de la escuela quiteña, cubiertos con pan de oro, y en sus nichos se colocaron las imágenes de santos y mártires, también obra de los primeros escultores de la afamada escuela de arte, con sede en la cercana iglesia de San Francisco. El altar mayor, totalmente de oro, tiene influencias barrocas y mudéjares.​ La sacristía y el púlpito fueron los últimos elementos en ser terminados. La Catedral fue oficialmente terminada y consagrada por el segundo Obispo de Quito, Mons. Fray Pedro de la Peña, en 1572.

Junto a la Catedral está la iglesia del Sagrario, que en su día fuera una capilla de la citada catedral, y cuyo interior está decorado en estilo renacentista.

Basílica del Voto Nacional

Llamada también de la Consagración de Jesús o Basílica de San Juan (por el sector en el que está ubicada), es un edificio religioso de estilo neogótico. Por sus dimensiones y estilo está considerado como el templo neogótico más grande de América, además de ser el templo religioso más alto de Hispanoamérica. Se ubica en el sector conocido como Santa Prisca, en las calles Carchi y Venezuela, junto al convento de los padres Oblatos

Si bien pueden encontrarse notorias diferencias en comparación con el estilo arquitectónico colonial de Quito, vale la pena visitar esta Basílica, sobre todo para subir a las torres desde donde se tiene las vistas panorámicas en sentido contrario de las del mirador del Panecillo.

Tiendas de artesanos en la calle de la Ronda

Ver los objetos que los artesanos elaboran siguiendo la práctica de antiguos oficios es uno de los atractivos de un viaje a Quito. Buena parte de ellos se concentran en la recuperada calle de la Ronda, en el lado sur del centro histórico. Ahí el viandante tiene la posibilidad de degustar chocolates artesanos o ver objetos artísticos de orfebrería, hierro o madera, o incluso juguetes antiguos realizados en hojalata. Recientemente recuperada para el turismo, en esta calle además se disfruta de un gran ambiente, sobre todo los fines de semana, pues además de las tiendas de artesanos, se ubican diversos restaurantes y locales de copas con música en directo.

Le puede interesar.  Emiten alerta amarilla de Interpol por desaparición de dos niñas venezolanas en Ecuador

Tradiciones en Quito

En otras zonas del centro se encuentran lugares donde todavía se mantienen curiosas tradiciones de Quito y Ecuador, como la hierbera que cura males con sus hierbas y masajes. También el viajero puede ver a los retocadores de santos, que se dedican a arreglar las figuras de santos que los quiteños tienen en sus casas. No menos curiosas son las tiendas de ropas de santos para personalizar dichas figuras tan veneradas por los quiteños.

No hay que perderse de conocer la tradición de la elaboración de colaciones, típicos dulces quiteños que combinan maní, agua, azúcar y limón, o la preparación de los populares helados de paila, así como la fabricación de instrumentos musicales andinos.

Monumento de la Mitad del Mundo

Para sentir que realmente el turista se encuentra en pleno Ecuador, desde Quito se puede acercar al monumento de la Mitad del Mundo, situado en un recinto turístico que emula un pueblo español.  Ahí podrá hacerle la típica foto de turista cruzando la línea ecuatorial y visitar un centro de interpretación donde conocerá los curiosos efectos que se producen en esta zona de la Tierra donde la latitud es 0-0´-0´´.

Mercado indígena de Otavalo

Es muy recomendable que el viajero haga coincidir con un sábado su tiempo de estancia en Quito, pues así podrá conocer en su mayor pujanza el cercano mercado artesanal de Otavalo. Los sábados, además del mercado artesanal de la plaza de Ponchos, el cual abre todos los días, es posible visitar la tempranera y muy curiosa feria de animales, así como el mercado de alimentos. Se trata del mercado indígena más grande de Sudamérica, y en el paseo por Otavalo y sus distintos mercados se podrá ver a la comunidad indígena de los otavaleños con sus típicas y coloridas indumentarias.

Así es Quito, Patrimonio de la Humanidad, lo cual demuestra en sus calles, en su gastronomía, en sus tradiciones y en su iconografía religiosa de gran valor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí