El buque Forest, segunda embarcación iraní cargada de gasolina, llegó al muelle uno de la refinería Cardón en medio de la grave escasez de combustible que sufre Venezuela.

Custodiado por funcionarios del régimen el Forest llegó al complejo refinador de Paraguaná en el estado Falcón. Este complejo, el mayor de Venezuela y uno de los mayores del mundo, puede procesar 950 mil barriles diarios de combustible. Sin embargo, su producción está paralizada casi por completo en manos del régimen venezolano.

Un día antes, el primer buque iraní que llegó al país, el Fortune, había anclado en la refinería El Palito la cual tiene una capacidad para producir 140 mil barriles al día y que hoy también está paralizada bajo el régimen de Nicolás Maduro.

Las refinerías venezolanas se han visto gravemente afectadas por el colapso económico que sufre Venezuela lo que ha provocado que apenas cubran el quinto consumo interno del país a pesar de tener las mayores reservas de crudo en todo el mundo, situación por la cual el régimen se ha visto obligado a importar gasolina en los últimos años.

Con información de Efe

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí