Los refugios que atienen a migrantes venezolanos sin hogar en Lima, Perú han activado planes de contingencia ante la pandemia del Coronavirus para atender a quienes más lo necesitan.

Aunque se han presentado restricciones por el estado de emergencia, los voceros de estos refugios han asegurado que “ningún migrante se ha acostado sin comer”.

Según explicó el representante del refugio Cristo Resucitado, Oscar Huapaya han llegado a requerir dotación adicional para cubrir las necesidades de todas las personas que albergan.

“Necesitamos más apoyo con los alimentos y los víveres. Adicionalmente, por la pandemia necesitamos que nos donen alcohol, lejía, artículos de aseo personal, detergente y agua potable para sostenernos y poder llegar hasta el final de esta coyuntura”, expresó.

Hasta ahora, 32 personas, distribuidas en 7 habitaciones, se encuentran en este refugio en el distrito de Villa El Salvador en Lima.

En cuanto a la Casa de la Esperanza, un refugio metodista en San Miguel, actualmente residen 33 venezolanos.

Según explica la vocera, Carmen Mollo, antes de la pandemia a cada familia le entregaban una canasta con alimentos básicos mensualmente y como muchos de ellos trabajan en la economía informal podían complementar su alimentación. Sin embargo, ante la cuarentena establecida debieron modificar ciertos aspectos.

“Se estaba haciendo difícil conseguir alimentos. Así que lo que decidimos implementar la alternativa de una olla común”, agregó.

Medidas implementadas

Estas casas hogares establecieron como norma no recibir a nadie más durante la pandemia para evitar contagios del Coronavirus. Además, fueron prohibidas las visitas y los trabajos de limpieza se distribuyeron entre los que habitan estos espacios.

Le puede interesar.  Perú expulsa a 131 venezolanos con antedecentes criminales

En el refugio Virgen de Coromoto, ubicado en Villa María del Triunfo se encuentra una mujer embarazada, situación por la cual se permite solo el ingreso de un médico de la zona para que le realice el control de rutina.

“Acá, la única que entra y sale, además del médico, soy yo. Y eso porque estoy encargada de comprar los alimentos o productos que se necesiten en el albergue”, indicó la representante del refugio, Minerva Morales.

Qué pasará luego de la cuarentena y cómo pueden enviar dinero a sus familias en Venezuela si no están trabajando, es una de las grandes preocupaciones que tienen los venezolanos que habitan estos refugios, es por esto que se han empleado una serie aspectos para mantener la tranquilidad de los inmigrantes.

En la casa de la Esperanza, por ejemplo, se realizan constantes charlas motivacionales para mantener a los venezolanos tranquilos.

“Es verdad que los venezolanos son muy alegres, pero a veces se me deprimen. Por eso también los mantenemos bastante ocupados con la asignación de actividades de mantenimiento del refugio: es importante que se sientan útiles y productivos. Para los que desean, también ofrecemos contención a través de la fe, ese otro apoyo emocional”, agregó Morillo.

Solo en Lima funcionan cerca de 22 refugios que están bajo la administración de varias iglesias, en ellas se encargan de atender a los migrantes extranjeros y a mujeres vulnerables.

Con información de Efecto Cocuyo

Neiyer Angarita Duran

1 COMENTARIO

  1. Soy un amigo peruano, que de una manera u otra a ayudado a venezolanos y tengo amigos venezolanos, pero hoy una familia a la que ayudaba la van a desalojar y me siento impotente al no poder hacer nada, quería saber si ustedes podrían o si saben ustedes un lugar donde puedan albergarlos son dos adultos y 3 niñas pequeñas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí