El presidente iraní, Ebrahim Raisi, pidió a la policía actuar con “firmeza” ante las manifestaciones que sacuden el país tras la muerte de una joven detenida por la policía de la moral, y en las que han fallecido ya más de 40 personas.

Según un balance oficial, 41 personas han muerto en las protestas, incluyendo manifestantes y policías. Pero de acuerdo a la ONG Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, al menos 54 personas han muerto en la represión de las protestas.

Mahsa Amini, de 21 años de edad, falleció el 16 de septiembre bajo la custodia de la policía de la moral de ese país, fue arrestada y torturada por no usar su hiyab cubriéndole la cabeza completamente. Desde la muerte de la joven hubo manifestaciones en varias ciudades del país, incluyendo la capital Teherán.

Se trata de las mayores protestas en Irán desde las de noviembre de 2019 contra el aumento del precio de la gasolina y que fueron severamente reprimidas (230 muertos según un balance oficial, más de 300 según Amnistía Internacional).

Ebrahim Raisi tachó las manifestaciones de “disturbios”, y pidió “a las autoridades competentes que actúen con firmeza contra los que atentan contra la seguridad y la paz del país y del pueblo”. Por su parte, La Unión Europea expresó este domingo su preocupación por el uso generalizado y desproporcionado de las fuerzas del régimen iraní contra las manifestantes.

Le puede interesar.  ¿Qué hacer cuando fallece un migrante venezolano en Colombia?

“El uso generalizado y desproporcionado de la fuerza contra manifestantes no violentos es injustificable e inaceptable. La gente en Irán, como en cualquier otro lugar, tiene derecho a protestar pacíficamente. Ese derecho debe garantizarse en todas las circunstancias”, expresó Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea en su cuenta de Twitter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí