Sebastiana Barráez

Mientras Juan Guaidó le pide a la Fuerza Armada que, ante la llegada del coronavirus o “virus chino”, abra los puertos y aeropuertos, para que ingrese la ayuda humanitaria, porque si no serían cómplices de una catástrofe, su agregado de Defensa en los Estados Unidos, el coronel (GNB) José Luis Silva Silva le renuncia al cargo.

Silva Silva, quien egresó de número cinco, de la promoción 1991 Batalla de Bárbula II de la Guardia Nacional, apareció el 26 de enero 2019 en un video que se hizo viral en el que se presentó y se dirigió “al pueblo de Venezuela y en especial a mis hermanos de la Fuerza Armada Nacional, con la finalidad de reconocer como único presidente legítimo a Juan Guaidó, basado y apegado a la Constitución de nuestra República”.

El entonces agregado de defensa de Venezuela en los Estados Unidos, desconoció a Nicolás Maduro y expresó su apoyo al presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Gerardo Guaidó Márquez.

Eso lo hizo Silva inicialmente desde la Oficina de la Agregaduría de Defensa de la embajada en EEUU, en el cual cita la frase “Cuando el clarín de la patria llama, hasta el llanto de la madre calla”, agregando que “eso significa que, si tenemos que dar la vida por nuestro pueblo, tenemos que hacerlo”.

“La Fuerza Armada el día de hoy tiene un papel fundamental en el restablecimiento de la democracia en el país. Por favor, hermanos no ataquen a nuestro pueblo, el Estado nos dio las armas para defender a nuestro país y no para atacar a nuestros iguales. El artículo 328 de la Constitución Nacional dice que la Fuerza Armada es una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación en ningún momento nos da la autoridad para atacar a nuestros iguales a nuestros hermanos que lo único que está buscando es lo mínimo para que su familia viva es tener alimentos y salud”.

“Mis amigos, tenemos hijos, tenemos familia, a las cuales tenemos que responderle. Para completar, me apego a la hoja de ruta del presidente encargado Juan Guaidó, que se basa en: 1) Cese a la usurpación del poder ejecutivo 2) Que comience una transición a un nuevo Gobierno y 3) Elecciones libres y transparentes para todos los venezolanos que quieran participar”.

Otro fracaso

La respuesta de Guaidó en ese momento fue: “Pude ver y tomar nota del mensaje enviado por el coronel José Luis Silva Silva agregado militar de la Embajada de Venezuela en Washington. Ante eso, damos la bienvenida a él y a todos los que con honestidad se quieran apegar a la Constitución y a la voluntad del pueblo venezolano”.

Hay que destacar que el coronel sufrió de cáncer y por eso se había trasladado a EEUU, donde se decidió a estudiar y logró que posteriormente lo nombraran como agregado militar.

La historia de Juan Guaidó con los militares tiene muchos fracasos y poco o ningún éxito, siendo el más evidente la gran cantidad de militares que lo apoyaron el 23 de febrero 2019, pasando a Cúcuta y reconociéndolo como su comandante en Jefe. El desastroso resultado fue militares recluidos en hoteles de la ciudad colombiana, que el pasar de las semanas empezaron a sentirse decepcionados, no solo de descubrir que no había ningún plan establecido, que los dos civiles nombrados por Guaidó (Roxana Barrera y Kevin Rojas) no los tomaban en consideración, desconocían las reglas mínimas de trato con los militares y para colmo despilfarraron, por no usar otro término, los dineros que debieron destinarlos a quienes habían sacrificado carreras y familia.

El segundo gran fracaso fue lo ocurrido el 30 de Abril 2019, cuando en horas de la madrugada un asustadizo general liberó a Leopoldo López de su  casa por cárcel, después salió corriendo para el aeropuerto dejando sin jefatura a más de 100 hombres comandos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) y numeroso militares, especialmente de la Guardia Nacional Bolivariana, algunos de los cuales lograron salir del país por caminos verdes y la gran mayoría logró protección en algunas embajadas en Caracas.

A eso debe sumársele la cantidad de comunicados y mensajes, unos más desacertados que otros, que Guaidó le ha enviado a la Fuerza Armada sin lograr reacción alguna por parte de la institución castrense.

La renuncia de su agregado de Defensa en Washington, que hasta ahora no la ha hecho pública, es un reflejo más de la equivocada política que en materia militar ha adelantado Juan Guaidó, sumando estrategas que en realidad desconocen a la Fuerza Armada venezolana.

Tomado de Punto de Corte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí