A partir de este sábado 13 de junio nuevos controles regirán los procesos migratorios de los ciudadanos venezolanos que regresan a su país a través de la frontera con Colombia, anunció Felipe Muñoz,  asesor presidencial del gobierno colombiano en temas migratorios y Director General de Fronteras con Venezuela

Por Rosalinda Hernández C.

Ante la presencia desbordada de venezolanos que retornan al país provenientes de distintas localidades de Colombia, además de países como Ecuador, Perú, Chile y que han acampado en las cercanías del puente internacional Simón Bolívar, en espera que el gobierno venezolano autorice el paso que ha sido restringido, Colombia estableció nuevos controles.

El Director General de Fronteras con Venezuela, Felipe Muñoz, precisó que han definido tres puntos estratégicos para organizar la llegada de venezolanos a la frontera.

El primer control establecido corresponde a la reubicación de algunos retornados que se encuentran en el municipio Villa del Rosario (La Parada).

A partir de este sábado 13 de junio, han sido trasladados a campamentos dentro de las instalaciones del puente Tienditas para evitar riesgos tanto para ellos como para los habitantes de la zona, explicó la autoridad de fronteras.

El trabajo de ubicación de los ciudadanos venezolanos se hace de la mano con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cooperación internacional (ACNUR), gobernación de Norte de Santander y las alcaldías del área metropolitana, precisó Felipe Muñoz.

Foto: Provea-ONU

“Esperamos trasladar algunas de estas personas para que no estén en la situación de calle en la que se encuentran y puedan tener un sitio adecuado desde el punto de vista sanitario y que les garantice mayor seguridad”.

Le puede interesar.  Venezuela y la campaña electoral norteamericana

En el puente de Tienditas los venezolanos estarán en medio de un proceso de vigilancia en salud y unos días en condiciones dignas en cuanto al respeto a sus derechos humanos,  protección y atención integral, dijo Muñoz.

La idea es que las personas que viajan en tránsito hacia Venezuela, no estén más de dos días en las instalaciones de Tienditas, por lo que también se busca controlar el flujo de llegada. “Situación que a veces se complica porque la gente llega hasta caminando a la frontera”, precisó.

Movilidad y vigilancia

Los resultados que se anuncian han sido producto del trabajo de dos días con las autoridades regionales y locales y se puede definir como  de positivos, destacó.

Se han logrado establecer controles con alcaldes y gobernadores de otros departamentos para mayor vigilancia de los autobuses que salen con destino al departamento Norte de Santander, a fin de proteger la frontera y específicamente al municipio Villa del Rosario, señaló Felipe Muñoz.

Otros de los controles establecidos son los puntos vigilados por la Policía Nacional a la entrada del departamento Norte de Santander, para evitar que autobuses que no estén fiscalizados o no sean parte del ejercicio puedan ingresar al departamento fronterizo.

Se trata de realizar un flujo ordenado, evitando que se acumulen los ciudadanos venezolanos en la autopista desde Villa del Rosario hacía el puente Simón Bolívar, agregó.

Los controles establecidos no solo serán aplicados en Norte de Santander, también se abrirán espacios en Bucaramanga, Cali y eventualmente en Ipiales (frontera con Ecuador) porque de nada servirá tener sitios en frontera con Venezuela, si no se controlan todos los flujos migratorios, destacó la autoridad colombiana.

Le puede interesar.  ¿Es Venezuela un Estado?

La solicitud de realizar una mayor vigilancia y control a los retornados venezolanos en Norte de Santander, había sido  realizada por el gobernador y alcaldes locales.

La acción se coordinó de la mano de la gobernación del Norte de Santander, de la Secretaria de Fronteras y con la Cooperación Internacional que ha hecho un generoso aporte para tener un sitio de albergue digno para el tránsito de venezolanos, enfatizó el gerente de frontera.

Más de 1000 venezolanos, procedentes de distintos puntos de Colombia y terceros países habían permanecido hasta hace una semana durmiendo a la intemperie y exponiendo sus vidas en medio de la pandemia ante las medidas restrictivas impuestas por Venezuela para el ingreso al país y posterior cumplimiento de la cuarentena obligatoria en los Puntos de Atención Social Integral (PASI).    

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí