María Gabriela Cardozo, economista.

Una de las preocupaciones latentes hoy en día, son las consecuencias económicas que está dejando la pandemia. Algunas personas, han perdido su empleo, familias enteras están desesperadas porque no saben cómo pueden seguir pagando sus gastos mensuales, hay incertidumbre por la duración de los productos alimenticios, entre otros escenarios.

La economista María Gabriela Cardozo, de origen venezolano comenta sobre los retos de la economía en estos tiempos, el provecho que se le puede sacar a esta crisis, como por ejemplo, ideas sobre emprendimientos que pudieran estar muy cerca de cada persona.

¿Qué les aconsejas a las personas que están preocupadas por las pérdidas económicas que están enfrentando y enfrentaran?

Lo primero que debemos saber es que tenemos que batallar con el miedo. La ansiedad y la incertidumbre no nos hacen bien ni física ni mentalmente, necesitamos estar tranquilos para ver soluciones, es importante no gastar dinero en cosas innecesarias.

En estos momentos la comida y las medicinas son la prioridad. Cada país es distinto, pero en algunas comunidades se está repartiendo comida en iglesias, fundaciones e instituciones de gobierno. Nos podemos informar  bien por Internet,  antes de salir a la calle.

Lo fundamental es establecer prioridades. Hablar con toda la familia para que entendamos que no sabemos qué va a pasar en el futuro, nadie lo sabe, y por ello es importante ajustarse a  esta nueva realidad.

Otro aspecto fundamental, es aprovechar el tiempo en casa para darnos la oportunidad de emprender si siempre lo hemos querido hacer y por falta de tiempo no lo hemos concretado. Este es un buen momento para aprender cosas nuevas por Internet y para desarrollar un plan de negocios, si es algo que de verdad nos apasiona. No sabemos si vamos a tener el mismo trabajo que teníamos antes y tal vez esta puede ser la oportunidad perfecta para poner al servicio de los demás nuestros talentos, bajo la modalidad de un emprendimiento.

Hay personas que estaban en vías de desarrollar un emprendimiento o que ya estaban en ello, ¿qué les aconsejas para que puedan continuar en este camino pese a la crisis por la que estamos enfrentando?

Ciertamente, estamos viviendo un momento muy difícil, nadie estaba preparado para esto. Yo les diría que aprovechen el tiempo en fortalecer su negocio. Pueden mantener el contacto con sus clientes, trabajadores y proveedores para fortalecer la relación; desarrollar un plan de contenido interesante para las redes sociales; pensar en nuevas estrategias de motivación para su empleados y/o incluso analizar posibles nuevos mercados o nuevos productos para cuando pase la crisis.

Le puede interesar.  Flexibilización ante el bloqueo por el Covid-19 en el Reino Unido

En nuestra cuenta de @amasugrop estamos posteando ideas para emprender en cuarentena, qué hacer en este tiempo que estamos en casa.

¿Es posible emprender en estos tiempos de Coronavirus?

Claro que si porque para emprender hay que prepararse antes de salir al mercado.  No se tiene un negocio de la noche a la mañana. Tenemos que investigar, leer, preguntar, estudiar sobre cómo crear un producto o servicio y cómo ofrecerlo a los demás.

Todo negocio grande nace en pequeño y yo les sugiero a las personas que emprendan ligero, es decir, que comiencen con un prototipo sencillo, algo hecho en casa, y vean cómo reaccionan los clientes. Por ejemplo, si alguien quiere tener un restaurante puede comenzar haciendo comida en su casa, buscar diez personas que sean familia, amigos, vecinos y vendérselas. Para ello,  nos podemos apoyar en las redes sociales. Además, nos daremos cuenta si eso que estamos emprendiendo es lo nuestro o no. Muchas veces no tenemos cuál es nuestra verdadera pasión en la vida y lo más recomendable es convertir tu pasión en un negocio.

¿Cómo se emprende en países con sistemas de gobierno y economías que no son estables?

El tema de emprender está más relacionado con el interior de las personas que con el exterior. El exterior nos puede proporcionar muchas excusas. Es cierto que hay entornos que ayudan y otros que te lo hacen más difícil, pero las ganas y la motivación de hacer algo que se mantenga en el tiempo es lo más importante, de hecho, hay un estudio de expertos en creatividad en donde esta es más alta en los países más pobres del mundo. La gente al verse en situaciones difíciles desarrolla la resiliencia y la capacidad de crear soluciones creativas a sus problemas.

Le puede interesar.  Omar Mejias cantautor venezolano compone en medio de la pandemia mundial

Ahora bien, en cuanto a los marcos legales en economías inestables, a veces son más flexibles y eso te permite vender algún producto en la calle sin tantas trabas, sin embargo, tiene sus pro y sus contras, pero que tú puedes salir a la calle y vender tu producto sin tantas restricciones legales es una ventaja. Además, los  niveles de escasez también te ayudan a vender muy rápido el producto, lo difícil es mantener en el tiempo la motivación para resolver problemas. Tenemos que entender que tener un negocio, no es más que resolver problemas.

¿Se puede emprender sin tener capital?

Por supuesto que si y de hecho es lo más recomendable. La gran mayoría de las empresas que pasan de los 5 años comenzaron sin recursos.

Cuando no tienes dinero para gastar resuelves los problemas de manera creativa y así vas desarrollando una habilidad fundamental para los negocios; cuando tienes la presión de pagar un crédito, te puedes abrumar y pierdes el foco.

Lo más recomendable es emprender ligero, siempre hay recursos a la mano. Haz un prototipo sencillo; incluso, si puedes, ofrécelo gratis o a muy bajo costo para ver qué opinan tus clientes y así vas ganando experiencia. En algún momento, alguien va a estar dispuesto a pagar por eso qué haces, porque ya habrás ganado experiencia.

Mencione algunos casos que conozcas sobre emprendedores que hayan comenzado desde cero

Conozco muchos y recuerdo uno en especial, es una joven de unos 20 años de edad que no sabía nada de costura pero ama la moda; cuando ella pierde su empleo porque la tienda donde trabajaba, la cierran, su creatividad se activa, así pues, ella usa su último salario para comprar 6 metros de tela y con esto, elabora 6 camisas y las vende. Hoy en día esta emprendedora tiene su propia tienda y una marca posicionada en la ciudad de San Cristóbal-Venezuela. Definitivamente, ella es un gran ejemplo porque emprender es más voluntad que de talento, si quieres puedes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí