Las fuerzas ucranianas contuvieron este domingo, 26 de junio, la ofensiva del Ejército ruso sobre la ciudad de Lisichansk, su último bastión en la región de Lugansk, mientras las tropas de Moscú se concentran para avanzar hacia Sloviansk, en la vecina región oriental de Donetsk.

“El adversario, con apoyo de fuego de artillería, intenta bloquear las ciudad de Lisichansk desde el sur”, señaló el Estado Mayor General de la Fuerzas Armada de Ucrania.

Según el mando ucraniano, las tropas rusas aumentan la presión en la zona de Sloviansk, pero sus ataques han sido repelidos en varias localidades.

“Observamos una concentración de efectivos, blindados y artillería en dirección a Sloviansk”, afirmó por su parte el jefe de la administración militar de la región de Donetsk, Pavlov Kirilenko, en declaraciones a la televisión ucraniana.

Segun Kirilenko, la fuerzas rusas procuran aproximarse a las líneas de defensa ucranianas para emplear, además de aviones y misiles, su artillería para cañonear la ciudad.

“Los rusos no cambian su táctica. Ya vimos lo que ocurrió en Mariúpol y Severodonetsk, por eso en Sloviansk nos preparamos para cualquier desarrollo de los acontecimientos”.

Junto con intensificar su ofensiva en las regiones orientales ucranianas, el sábado y este domingo Rusia lanzó ataques con misiles contra varias regiones de Ucrania, incluida Kiev, donde una persona murió y otras seis resultaron heridas al impactar un cohete en un edificio residencial y un jardín infantil, según el Ayuntamiento.

“Ningún cohete ruso, ningún ataque es capaz de quebrar el espíritu de los ucranianos. Cada misil de ellos es un argumento en las conversaciones con nuestros socios”, dijo la noche del sábado el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en su mensaje diario a la nación.

Le puede interesar.  Rusia enfrenta grandes pérdidas de oficiales de menor rango

Información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí