Este miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin ordenó la primera movilización de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial y respaldó un plan para anexionarse zonas de Ucrania, advirtiendo a Occidente que iba en serio cuando dijo que estaría dispuesto a utilizar armas nucleares para defender a Rusia.

De inmediato, el flujo de viajeros aumentó en terminales y aeropuertos. Los precios de los billetes de avión para salir de Moscú se dispararon por encima de los 5.000 dólares para los pasajes de ida al extranjero más cercanos, y la mayoría se agotó por completo para los próximos días.

Aparecieron grupos en las redes sociales con consejos sobre cómo salir de Rusia, mientras que un sitio de noticias en ruso ofrecía una lista de “dónde huir ahora mismo de Rusia”. Había largas colas en los pasos fronterizos con Georgia y Finlandia.

Muchos rusos también estaban llegando a los aeropuertos de Serbia Turquía, dos países con lo que Rusia mantiene lazos amistosos.

“La guerra es horrible”, dijo a Reuters Sergei, un ruso que no quiso dar su apellido, al llegar a Belgrado, la capital serbia. “Está bien tener miedo a la guerra, a la muerte”.

Un hombre ruso que sólo dio su nombre como Alex dijo a Reuters en Estambul que había dejado Rusia en parte debido a la movilización.

“La movilización parcial es una de las razones por las que estoy aquí”, afirmó. “Parece una medida muy pobre y puede acarrear muchos problemas a muchos rusos”. Según indicó, su impresión es que muchos rusos no quieren ser enviados a luchar.

Una fuente de la industria turística dijo a Reuters que había desesperación mientras la gente buscaba billetes de avión para salir de Rusia: “Es una demanda de pánico por parte de personas que temen no poder salir del país más adelante; la gente está comprando pasajes sin importarle a dónde vuelan”.

Le puede interesar.  Alemania sospecha que el principal opositor de Putin fue envenenado

También el tráfico que llega a la frontera oriental de Finlandia con Rusia “se intensificó” durante la noche, dijo la Guardia Fronteriza finlandesa. Finlandia es el único país europeo fronterizo con Rusia que aún acepta turistas de ese país, después que los países bálticos y Polonia comenzaron a prohibirles el ingreso.

Con información de Reuters

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí