La pandemia de covid-19 ha generado un importante impacto en la salud mental de las personas. De hecho, la Organización Panamericana de la Salud ha co siderado que durante este tiempo se ha visto una crisis de salud mental en las Américas nunca antes vista.

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, se conmemora la lucha contra las afecciones mentales que, en medio de esta nueva normalidad global, han afectado a trabajadores de la salud, estudiantes y especialmente, a quienes viven solos.  

Ansiedad y depresión en aumento

Estudios nacionales de Argentina, Brasil, Canadá, México, Perú y Estados Unidos han documentado tasas elevadas de angustia psicológica, ansiedad y depresión en la población general. Asimismo, una encuesta realizada por la empresa Ipsos en los países ya mencionados, así como en Colombia y en Chile, reveló que, en promedio, el 12% de los adultos sufrió un empeoramiento significativo de su salud emocional y mental.

Respecto a los menores de edad, la ansiedad y la depresión representan casi el 50% de los trastornos mentales en niños y jóvenes de 10 a 19 años de América Latina y el Caribe, según el «Estado Mundial de la Infancia 2021» del Unicef.

Cabe resaltar que antes de la pandemia, más de uno de cada siete niños y adolescentes en el mundo padecía de algún trastorno mental y 46.000 se suicidaban anualmente. Hoy, la situación es más grave, indica el informe.

A esto hay que sumarle otras dos grandes problemáticas, que se vienen acarreando desde antes de la pandemia.

La primera es la brecha de tratamiento (el porcentaje de personas que requieren atención, pero no tratadas). Para algunas condiciones de salud mental y uso de sustancias, esta brecha alcanza casi el 80%. La segunda es el déficit de personal especializado: se calcula que existen 10,3 trabajadores de salud mental por cada 100.000 habitantes.

Le puede interesar.  Pdvsa enviará buque con petróleo a Asia

La salud mental influyen diversos factores como el social, el nivel educativo, la discriminación, los duelos, el aislamiento. Por ello, según datos de la Organización de las Naciones Unidas, el 65 por ciento de las personas que tienen problemas de salud mental no reciben tratamiento, por lo que es un tema de salud pública que no se puede descuidar.

Expertos advierten que es probable que los efectos adversos como consecuencia de las pérdidas o angustia durante la pandemia sean duraderos en la salud mental y el bienestar de las personas , por lo que es fundamental que los países prioricen la salud mental ahora, no solo para responder a los problemas actuales, sino también para evitar que estos continúen o se agraven.

Sin embargo, desde nuestro poco conocimiento respecto al tema, también podemos contribuir a preservar o a mejorar nuestra salud mental con simples acciones como:

  • Tener un adecuado descanso de un mínimo de 8 horas
  • Evitar estar expuestos a pantallas o luz blanca, especialmente a la hora de dormir, por lo menos una hora antes.
  • Hacer actividad física dentro o fuera de casa, para incrementar la sensación de tranquilidad.
  • Tener hobbies como leer, cocinar, juegos de mesa.
  • Buscar tener tranquilidad y cambiar la rutina de la cama al trabajo y del trabajo a la cama.
  • Mantener una alimentación saludable y todo lo que encamine al autocuidado

Con información de agencias

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí