Prensa Frontera Viva

Detrás de los populares dibujos a un dólar se encuentra un joven venezolano con una emotiva historia de vida que ha sensibilizado a cientos de corazones en toda Venezuela.

Samuel Andrés Mendoza Rodríguez es un venezolano de 14 años, con condición de Asperger, que en los últimos días se popularizó en Venezuela por vender dibujos a un 1 dólar a través de su cuenta de Twitter. El fin que persigue es comprarle una casa a su mamá y construirle un negocio (bodega) para que no se exponga al COVID-19 vendiendo dulces en la calle.

Aunque se volvió popular en las redes sociales, muy pocos conocen su historia de vida y por lo que ha pasado en los últimos meses.

Vive junto a su abuelos, mamá y dos hermanos. Samuel dibuja desde los 5 años y le encanta retratar personajes animados de Dragon Ball Z, los que comercializa en el mercado virtual a cambio de poder ayudar a su mamá.

Samuel dibujando uno de sus pedidos en exclusiva para Frontera Viva

Desnutrido, pero no decaído

Unos meses antes de hacerse popular en las redes, Samuel pesaba tan solo 27 kilos, 15 kilogramos por debajo de su peso recomendado, esta situación dio pie para que la joven Lubraska Curvelo, contactará a su madre, Magdalena Rodríguez, con el fin de iniciar una campaña Gound Found Me para recolectar dinero y poder costearle su dieta.

La campaña inició en julio de 2020, pero tan solo cuatro meses después Samuel y su familia perdieron todo a causa de las fuertes lluvias.

De acuerdo al relato de Magdalena, al no hacerle mantenimiento a las alcantarillas, estas suelen colapsar cuando llueve fuerte, inundando las casas en la Avenida Venezuela de Barquisimeto, estado Lara.

Esta situación dejó a la familia sin colchones, lencería, comida, ropa y demás elementos necesarios para la vivir.

Al darse a conocer la situación a través del Gound Found Me, lograron recolectar un colchón para Samuel “y poquito a poco hemos estado recuperando las cosas”.

Hoy en día Samuel pesa 35 kilogramos y aunque aún está lejos de su peso ideal, ya comienza a mostrar cambios positivos en su salud.

Le puede interesar.  ONU solicitó ayuda internacional urgente para migrantes venezolanos ante pandemia de coronavirus

La mamá del joven emprendedor, detalló que durante el 2020 no pudo llevarlo al nutricionista como consecuencia de los altos costos de las consultas. “Nosotros trabajamos para el día a día y es para la comida”.

No quieren volver a emigrar

En 2019 Magdalena junto a Samuel, afectados por la crisis económica, deciden migrar a la localidad del Meta, Colombia con el fin de recolectar dinero para sustentar su vida en Venezuela.

Durante los nueve meses que permanecieron en el vecino país la madre venezolana vendió chupetas, lavó platos en un restaurante y trabajó en un Cyber antes de decidir regresar a Venezuela.

Tanto Magdalena como Samuel catalogan el viaje como productivo y aseguran que no desean emigrar de nuevo, ya que a pesar de la crisis aún guardan las esperanzas de un cambio y creen que en Venezuela “todo es posible”.

“Quiero quedarme aquí, quiero estar en el país”, comentó Samuel quien manifestó está seguro que en Venezuela aún se pueden lograr muchas cosas.

Los frutos del trabajo

Ahora Samuel, tiene un negocio propio que puede proyectarse y ampliarse en un futuro. Por ahora, se ha hecho a una larga lista de clientes, decenas de personas le escriben a diario pidiéndole un dibujo, esta tarea lo mantiene ocupado por lo que tiene que dividir el tiempo entre dibujar y asistir a las clases en la academia de arte.

Tiempo es lo que pide el joven para poder entregar todos sus pedidos y aunque ha recibido comentarios negativos en las redes, hace caso omiso, considera que es más importante darle su atención a quienes se toman un pequeño tiempo para demostrarle su cariño.

“Los quiero conocer a todos”, es una de las cosas que pide Samuel quien espera poder comprarse un teléfono celular y colores para seguir trabajando. También necesita ropa y alimentos para poder seguir al pie de la letra la dieta que lo está haciendo recuperar el peso ideal para un adolescente de su edad.

Le puede interesar.  Venezolanos retenidos al intentar viajar a Cúcuta denuncian que fueron dejados en una reserva forestal

Con parte del dinero que ha logrado recolectar ayudó a su mamá a comprar el combo de chucherías que vende, en el centro de la ciudad, también por un dólar.

Puesto de venta de Magdalena

El sueño de Samuel

Aunque todavía no sabe qué carrera estudiar, el joven emprendedor quiere perfeccionar sus conocimientos en el área dibujo.

Ante la popularidad de su historia recibió una beca en la Academia del Artista Visual Oscar Olivares en donde el pasado 5 de febrero inició sus clases virtuales.

En cuanto a la escolaridad, los nueve meses que vivió en Colombia estudió el quinto grado, pero al regresar a Venezuela no quisieron validarle sus estudios por lo que tiene que repetir el año.

Su más grande sueño es comprarle una casa a su mamá, ya que vive con sus abuelos y duerme en el mismo cuarto junto a sus hermanos y madre. Samuel espera tener un estudio en su casa para poder dibujar. También desea montarle una bodega para que Magdalena trabaje y no se exponga al COVID-19 en el pequeño puesto que tiene en una acera de Barquisimeto.

El puesto de venta de Magdalena con algunas cosas que le regaló Samuel

“Está súper contento, feliz, me cuenta que su corazón le dice que me va a dar esa casa que tanto anhela”, narró Magdalena con la voz quebrada.

Al igual que Samuel, Magdalena tiene sueños, ella espera darles estabilidad a sus hijos y verlos convertidos en unos profesionales.

Samuel junto a sus hermanos

En cuanto al apoyo recibido por todas las personas que lo siguen, tanto Magdalena como Samuel están muy agradecidos, nunca esperaron tener esa receptividad y apoyo que usualmente caracteriza al venezolano.

“Estoy tan agradecida, contenta y de verdad no tengo con qué pagarles tanto cariño y tanto amor hacia Samuel. Personas que ni siquiera lo conocen y le han tomado afecto y cariño. La verdad es que es una gran bendición”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí