El aventurero digital

San Juan de Puerto Rico es un centro con más de 500 años de antigüedad, bordeado por playas doradas, modernos condominios y centros comerciales gigantes. El viejo mundo se mezcla con la modernidad de la capital de Puerto Rico. Las cautivadoras plazas antiguas de la Ciudad Vieja dan paso a los altos edificios de Hato Rey y los lujosos hoteles junto al mar de Condado. El resultado final es una ciudad multifacética con gran atractivo. Hay pocos lugares en el mundo que ofrecen una combinación tan perfecta de centro urbano moderno, playa y baluarte de la historia.

Conozcamos algunos sitios más emblemáticos de esta capital.

Fuerte San Felipe del Morro

Es una de las principales atracciones turísticas de San Juan. Este imponente castillo da la bienvenida a todos los barcos que entran a la bahía. Esta majestuosa fortaleza de piedra, ubicada en el extremo noroeste del islote, fue construida por los colonos españoles. Vigilaba el Atlántico y protegía al Viejo San Juan y la Bahía de los enemigos entrantes durante siglos, para defenderse de sus ataques por mar. Actualmente está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Viejo San Juan

Es una de las ciudades más antiguas del Nuevo Mundo, conocida como la ciudad amurallada. Esto se debe a que está rodeada de imponentes murallas y estructuras defensivas, caracterizado por estrechas calles llenas de adoquines azules y llamativos edificios coloniales del siglo XVI. Esas calles están bordeadas de casas coloniales españolas de colores brillantes, y se prestan al turista para deambular sin rumbo, pero inspirado. Allí también está el Castillo San Cristóbal, declarado igualmente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Es la fortificación más grande construida por los españoles en el Nuevo Mundo, construida en 1783. Igualmente, existen varios restaurantes que sirven platos de arroz aromático y plátanos fritos. El Viejo San Juan encanta a los viajeros en todo momento.

Plazas del Viejo San Juan

También el barrio destaca por sus plazas llenas de vida, por las que, sin duda, el viajero debe pasear, para que se impregne de la mágica cultura de esta ciudad. Este recorrido por estas plazas, algunas de ellas puntos de encuentro de los habitantes de San Juan, incluye las más más populares, como la Plaza de Armas, la Plaza de San José y la Plaza de Colón.

La plaza de Armas de San Juan, antiguamente plaza Mayor de San Juan, se encuentra entre las calles Fortaleza y San Francisco del Viejo San Juan. En sus alrededores están la Alcaldía de San Juan o el Ayuntamiento, centro de la gobernación municipal capitalina, la Diputación Provincial y el edificio de la Intendencia. La Alcaldía se encuentra en el extremo norte de esta plaza. Fue construida en etapas, desde 1604 hasta 1789. Durante la década del 1840, fue restaurada sustancialmente y se le agregaron las características torres gemelas del edificio. Estas torres fueron diseñadas para parecerse a la contraparte del edificio del Ayuntamiento de Madrid, España, cumpliendo así con la intención de sus diseñadores originales.

Le puede interesar.  Medellín con miradores hacia el valle

La plaza Colón, conocida en sus orígenes (siglo XVII) como la plaza Santiago, se encuentra literalmente en la puerta del Viejo San Juan. En 1893, durante el aniversario de los 400 años de la colonización de Puerto Rico se erigió la estatua de Cristóbal Colón y cambió su nombre a Plaza Colón. Entre los edificios que circundan la plaza, el viandante puede acercarse al Teatro Municipal, hoy día el Teatro Tapia. Su arquitectura al estilo neoclásico, fue el más importante que data de 1824, así como​ el Casino de Puerto Rico, edificio estilo “Beaux Arts”, que fue construido en 1917 como un centro social de la élite sanjuanera. Recientemente fue restaurado a su esplendor original. Hoy día el “Antiguo Casino de Puerto Rico” opera como un Centro de Recepciones del Gobierno de Puerto Rico para eventos especiales y bodas.

La plaza de San José, antiguamente plaza de Santo Domingo, nombrada en honor al Santo Domingo de Guzmán, se encuentra adyacente a la Iglesia San José. La plaza está rodeada de edificios de interés como la Iglesia San José y el Museo Pablo Casals.

La Rogativa es una plazoleta cuyo punto céntrico es una moderna escultura que recuerda un ataque inglés ocurrido en 1797.  Este ataque de una flota británica comandada por Sir Ralph Ambercrombie, que llegó a entrar a la bahía de San Juan, fue frustrado por los residentes de forma asombrosa, casi milagrosa. Es uno de los lugares desde donde mejor se aprecia la vista de la bahía de San Juan y de sus murallas y que por años han frecuentado familias.  Hoy es el lugar ideal desde donde ver La Fortaleza y para acercarse a la Puerta de San Juan, a través de la cual se puede caminar al hoy llamado Paseo de La Princesa, donde puede terminar este paseo.

Barrio La Perla de San Juan

Esta barriada es una de las más humildes del Viejo San Juan, con calles de llamativos colores. Está situada justo en el límite con la muralla antigua de la ciudad. Sus habitantes han luchado por su derecho de mantener allí sus humildes viviendas, a pesar de los esfuerzos por transformarla en algo mucho más turístico. Aquí se grabó la canción de Despacito, el videoclip de la canción más reproducida de la época, pues en este sitio se lleva el ritmo en las venas.

Museo de las Américas

Es un espectacular museo en el que se muestra la historia y costumbres de cómo se vivía antes. Se trata de un lugar muy recomendado para conocer la cultura de la ciudad, una visita sin duda imprescindible. El horario para acceder a su interior es de martes a viernes de 9:00 a 12:00h y de 13:00 a 16:00h, los sábados y domingos de 12:00 a 17:00h.

Catedral de San Juan Bautista

Construida en 1521, fue destruida por una tormenta y reconstruida en 1529. Está situada en la Calle del Cristo. Esta catedral fue nombrada basílica menor por el Papa Pablo VI. En ella se contienen los restos del conquistador Juan Ponce de León, así como numerosas reliquias de los ornamentos y vestiduras usadas por el Papa Juan Pablo II cuando visitó Puerto Rico en 1984. La entrada a su interior es gratuita.

Le puede interesar.  El Caribe frente a un nuevo orden mundial: Perspectiva geopolítica del antropólogo Andrés Serbín

El Capitolio

Este edificio representa el poder legislativo y es una de las estructuras más grandes de la isla. Está construido con tres plantas, en hormigón y acero, con fachadas recubiertas de mármol. Entre sus bóvedas el visitante puede encontrar mosaicos alegóricos a hechos históricos de Puerto Rico, como por ejemplo el descubrimiento, la colonización o la abolición de la esclavitud.

Capilla del Cristo

Su nombre y ubicación se debe a una peculiar historia que comenzó con un accidente durante las carreras de caballos celebradas en honor al apóstol Santiago en 1753. Uno de los jinetes no pudo detener a su caballo y cayó al precipicio, por lo que para evitar este tipo de accidentes en esta zona se construyó esta capilla en honor al Cristo de la Salud. A pesar de su pequeño tamaño es una visita imprescindible cuando se viaja a San Juan.

Paso de la Princesa

Esta gran calle, con su paseo y jardines, fue construida en 1854. Es un lugar lleno de vida, con numerosas actividades organizadas los fines de semana y numerosos comercios con típicas comidas y dulces de la ciudad, bebidas y artesanía local.  Es un lugar ideal para recorrerlo y sumergirse en la cultura y ambiente de San Juan y su gente.

Playa de Luquillo

Es también conocida como Balneario Monserrate. Su forma es de una tranquila media luna, famosa por sus cocoteros y su larga franja de fina arena blanca. Considerada una de las mejores playas públicas de la isla, las tranquilas aguas aquí son perfectas para nadar, vadear, hacer kayak y otros deportes acuáticos.

Playa Flamenco

Es de las playas boscosas de arena blanca y agua azul zafiro. Escondida en la isla de Culebra, frente a la costa de Puerto Rico, Playa Flamenco es un lugar de moda para las aventuras acuáticas. Con su colorida vida acuática, bares junto a la playa que sirven cócteles y lagunas llenas de flamencos, esta franja de arena ofrece una excursión de un día ideal para aquellos que buscan ir más allá del bullicio de San Juan.

Playa Peña Beach

Es una playa natural de fácil acceso y muy próxima al Castillo de San Cristóbal. Mientras se desciende los escalones, se puede disfrutar de los tonos azules de sus aguas, que contrastan con el color marrón rojizo de las rocas que están a lo largo de toda la orilla. Está alejada del ajetreo de la ciudad, donde sólo el viajero escuchará el sonido de las olas rompiendo contra las rocas. ¡Una auténtica joya!

San Juan espera a los amantes de las islas, a los entusiastas de la naturaleza y a los aficionados a la historia, con sus aguas turquesas y el distrito histórico colonial español del siglo XVI.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí