La falta de alimentos es lo que más sufren las 623 personas alojadas en el Punto de Atención Social Integral (PASI) de la UNES, ubicado en la avenida 19 de Abril de San Cristóbal.

123 son niños, incluidos lactantes. Esto ha sido motivo de conmoción, pues vecinos reportaron durante la noche del viernes y el sábado que quienes estaban allí pedían a gritos agua y comida.

Nadie sabía lo que ocurría con certeza, hasta que un padre, Rufo Montilla, de la Diócesis de Barinas, alertó de lo que pasaba a sus homólogos de San Cristóbal.

“Estamos en un estado de confinamiento, el agua la ponen una vez al día, una o dos horas al día para bañarse todo el mundo, y eso perjudica la salud”, decía Montilla en una nota de voz enviada a un párroco de la diócesis sancristobalense.

“Hice el llamado a que la gente trajera una arepa cada uno y la respuesta fue increíble. La gente traía de 30 arepas y bien rellenas, panes; nos han traído comida para estas personas”, manifestó el padre Joel Escalante.

Por su parte, el padre Ricardo Ramírez, director de Cáritas en el Táchira, indicó que están haciendo los contactos con los representantes del Gobierno para verificar la situación en los otros 23 PASI de la entidad, con la finalidad de ayudar en caso de que esta situación se presente en los demás albergues.

Reiteró el llamado a la población sancristobalense, en especial a la empresa privada, para que se unan a la labor de apoyo a los migrantes, pues señaló que quienes más han dado son las familias más humildes.

Información de Crónica Uno

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí