La Cámara Venezolana de la Industria Láctea informó que la venta de los productos lácteos ha caído entre 60% y 65% por la disminución del poder adquisitivo de los venezolanos.

Además, la baja demanda también es provocada por los altos niveles de inflación que afronta el país; problemática que se ha agudizado por la pandemia de COVID-19.

La pandemia amenaza la productividad de las empresas lácteas. Foto cortesía.

“La demanda ha caído hasta el subsuelo. Eso viene dado básicamente por la pulverización de los ingresos. A consecuencia, la industria ha mermado su producción porque no hay quien la compre”, comentó Roger Figueroa, presidente de Cavilac.

Dificultades para producir

Aunado a la falta de demanda, la ausencia de salvoconductos para transportar materias primas, ha dificultado la capacidad de producción de las empresas lácteas.

La situación se complica debido a la escasez de gasolina en el país, lo cual también impide el traslado de productos y ocasiona que se pierdan.

“Hoy día, hasta hacer una llamada telefónica es un drama por la enorme falla en los servicios. Imaginen lo complicado que es producir”, puntualizó Figueroa.

Con información de El Nacional

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí