Sofos de Mileto

Se pueden definir las crisis como situaciones en las que los recursos, defensas y habilidades sociales que el individuo, las sociedades o los países hasta ese momento utilizaban, dejan de ser efectivos para mantener el equilibrio y satisfacción de sus necesidades internas y externas. Los afectados experimentan, durante la crisis, una gran necesidad de ayuda siendo más susceptible a la influencia de otros, por lo que presenta una mayor predisposición al cambio.

El ser humano no está exento de sufrir crisis. De hecho, se consigue evolucionar gracias a ellas.

En esta situación de crisis los procedimientos habituales de funcionamiento no son suficientes para afrontarla. Revisemos algunos acontecimientos importantes en la humanidad que cambiaron las crisis de algunos países o sistemas.

La noche del jueves 9 de noviembre de 1989 se daba el anuncio en la República Democrática Alemana, de gobierno socialista, de que las restricciones para salir del territorio estaban suprimidas. Eso llevó a miles de personas al muro de Berlín, que tenía 28 años de haber sido construido, quienes además de cruzarlo por primera vez con toda libertad iniciaron su demolición. Como uno de los sucesos que marcó el siglo XX, la caída del Muro de Berlín no solo significó el principio del fin para el gobierno socialista en Alemania, sino también el preludio de la caída de la Unión Soviética.

El 11 de septiembre de 1973 el general del ejército de Chile Augusto Pinochet encabezó el golpe de Estado que derrocó al presidente Salvador Allende, un mandatario que tendió puentes con Cuba. Pinochet desde entonces encabezó uno de los gobiernos militares más prolongados de la historia de América Latina, desde 1973 hasta 1990. Un plebiscito de 1988 dio la oportunidad a los chilenos de elegir si se ratificaba a Pinochet en el gobierno, pero la mayoría votó por el No.

Fue hasta que el inglés Tim Barners-Lee diseñó un lenguaje común que se dieron las bases del internet que usa el mundo actual. Estableció la primera comunicación entre un cliente y un servidor usando el protocolo HTTP en diciembre de 1990. En octubre de 1994 fundó el Consorcio de la World Wide Web (W3C) con sede en el MIT, para supervisar y estandarizar el desarrollo de las tecnologías sobre las que se fundamenta la Web y que permiten el funcionamiento de Internet. Lo que vino después ha sido toda la revolución tecnológica que marcó la era de la sociedad digital en todos sus órdenes.

El Tratado de Belavezha fue un acuerdo internacional firmado el 8 de diciembre de 1991 por los presidentes de la RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de Bielorrusia (Borís Yeltsin, Leonid Kravchuk y Stanislav Shushkévich, respectivamente) que daba fin al acuerdo por el que se conformó la URSS desde 1922 y también significó la desintegración de la estructura de gobierno centralista de Moscú. Ello ocurrió a pesar de que en el mes de marzo de 1991 la población votó por un Sí (78%) a la conservación de la URSS.  Con el fin de la era soviética, un contrapeso político y económico a Estados Unidos en el que Cuba tenía apoyo, el gobierno de Castro inició uno de los procesos más duros para la economía de su país llamado el Período Especial.

Le puede interesar.  El inexplicable silencio del régimen de Maduro ante las detenciones por narcotráfico mientras rechaza un falso positivo por drogas en su emblemático Buque Escuela

Nelson Mandela fue encarcelado durante 27 años luego de ser acusado de traición a la patria por su movimiento contra la segregación entre blancos y negros, conocida como apartheid. Lejos de desmotivarse por su estadía de casi tres décadas en la cárcel, Mandela recobró su libertad y continuó su movimiento hasta la abolición del aparato jurídico que sustentaba al apartheid. En 1994 se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica en las primeras elecciones abiertas, por lo que Mandela es conocido como el padre de esa nación.

La mañana del 11 de septiembre de 2001 el gobierno y los habitantes de Estados Unidos, así como el mundo entero a través de la televisión, fueron testigos del mayor ataque extremista dirigido en contra de su país. Cuatro aviones fueron secuestrados en distintos aeropuertos del este de EE.UU, dos de los cuales fueron estrellados en contra de las torres del World Trade Center, causando el mayor número de muertes de las casi 3.000 registradas ese día. Miembros del grupo extremista Al Qaeda efectuaron la operación. Con esto cambió el concepto, los protocolos, la inteligencia y las acciones para preservar la seguridad nacional en diversos países del mundo y para interpretar los fines del terrorismo mundial.

Las cuestiones sociales, hoy reconocidas en su complejidad y dimensiones mundiales, son objeto de interpretaciones y cuestionamientos, tales como: la fragmentación social y la relación del hombre con la naturaleza; el descubrimiento de lo simbólico como parte del proceso civilizatorio; el multiculturalismo; la educación, la universidad y la ciencia; el nuevo modo de estructuración del trabajo mediado por las tecnologías que lo hacen más independiente, menos subordinado y de alta competitividad entre quienes tienen competencias y destrezas muy particulares en la era del conocimiento y su digitalización; el cambio tecnológico que lleva a la generación de productos inteligentes, así como las tecnologías sociales; la multiplicidad de las formas de enfrentamientos presentes en las sociedades contemporáneas, y que caracteriza al conflicto, a partir de dos problemas sociales, delito y violencia; el proceso de ruptura de la ciudadanía que asume papel protagónico en multiplicidad de eventos sociales, políticos y económicos; la diversificación de alternativas de desarrollo para las sociedades contemporáneas; y el comportamiento de regímenes totalitarios y dictatoriales que caso omiso hacen de la preservación de los derechos humanos, con el fin de mantenerse y perpetuarse en el poder.

Venezuela sufre una crisis múltiple. Todos los ámbitos están afectados, lo personal, lo familiar, lo laboral, lo comunitario, los sentimientos, el equilibrio emocional, lo social, lo político y lo económico. Esta crisis de mayores proporciones, en principio, se pretendió ver como la solución de otra crisis precedente. El 4 de febrero de 1992, con el fenómeno “por ahora” de Chávez, se quiso tomar represalia contra los gobiernos adecos y copeyanos que anteponían los intereses partidistas y de pactos a los problemas que surgían en la Venezuela acostumbrada al derroche. Muy pocos imaginaron que esta pretendida esperanza colocada en todo un canasto con paracaídas, sería la apertura del camino, primero hacia el socialismo, y en los actuales momentos hacia el comunismo destructor del país y de su gente.

Le puede interesar.  Venezolanos aseguran que sus ingresos son insuficientes para pagar un aumento en el precio de la gasolina

Maduro, que junto con Chávez han venido desde el 2005 preparando bajo el pensamiento gramsciano la instauración del Estado Comunal Comunista, con un falso Poder Popular, donde el pueblo es el que menos gobierna y mucho menos decide su futuro, ni por la vía electoral, ni mediante la cacareada participación protagónica, está buscando oxigenarse en medio de la tormenta que tiene al garete a la nave donde los que quedamos en el territorio (por lo que se ve con exigua soberanía) hemos perdido hace rato la brújula.

En esta crisis no hay quien lidere con seriedad la reconducción del país, sus alternativas viables y la recuperación de la credibilidad y la confianza del soberano en sus representantes políticos y en las instituciones. En el reciente estudio de opinión de Meganalisis, mayo 2021, se revela que el 71 % de los respondientes no cree que con las elecciones se vaya a resolver la crisis, política, social y económica de Venezuela; que el 75.2 % considera que ciertamente para  resolverla Maduro y el chavismo deben abandonar el poder lo antes posible; que el 79.21 % apoyaría que Maduro y el chavismo dejen el poder antes de terminar el 2021; y que el 61.9 % cree que la mayoría de los partidos políticos de la oposición están vendidos al gobierno y trabajan para Maduro.

Solo cuando se restablezca la República de manera plena con todas sus instituciones y pilares, en ejercicio pleno de la soberanía popular, de la supremacía constitucional, la separación de los poderes públicos y el estado de derecho, se podrá afirmar que se ha superado la crisis.

El problema es cómo llegar hasta allá. Tal vez no depende ni siquiera de que se vaya Maduro y su banda delincuencial, o de que la oposición llegue a un mínimo entendimiento y de sensatez, ni que sea la presión internacional la que incline la balanza. Tal vez el horizonte despejado esté en nosotros mismos, en nuestra capacidad, convicción y acción de reaccionar sin miedo, sin pasividad a la determinación de impulsar nuestro propio camino. O tal vez dependa de algún acontecimiento, hecho, suceso o acción motriz y alentadora totalmente inesperada, alejada de cualquier escenario predecible. En este último caso, la tarea será aún más ardua, porque habrá que consolidar lo repentino con plataformas sólidas que sostengan con permanencia el vigía del mástil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí