FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

El final de la guerra de independencia y la posterior separación de la Gran Colombia, supuso enfrentar el mayor desafío, empezar a crear un país próspero para todos los venezolanos.

En este sentido, buscando ofrecer propuestas económicas acordes con la realidad del país, utilizando medidas ya aplicadas en países más desarrollados, nació de manera espontánea la Sociedad Económica Amigos del País de Caracas.

José María Vargas, quien fue su primer director, Juan Manuel Cajigal, secretario de correspondencia y los señores Francisco Javier Yanes, José Rafael Revenga, José María Rojas, Manuel Felipe Tovar, Felipe Fermín Paúl, y Juan Nepomuceno Chaves, fueron quienes en 1828 iniciaron tertulias para tratar los problemas que impiden o entorpecen el surgimiento de industrias, talleres y la dinámica misma de mercado.

La Sociedad Económica Amigos del País, con epicentro en Caracas, fue el efecto de otras sociedades que iniciaron su vida en el viejo continente a mediados del siglo XVIII, según comenta Emilio Tariffi, en su ensayo La sociedad económica de amigos del país de caracas en la formación del estado y la nación venezolana.

En Venezuela, esta sociedad tomó tal relevancia que el entonces presidente de la república, José Antonio Páez decidió el 26 de octubre de 1829 darle reconocimiento oficial, argumentando en el decreto emanado que esta agrupación tenía por oficio “promover los progresos de la agricultura, el comercio, de las artes, oficios, población e instrucción” en Venezuela.

Vale la pena señalar, que en este mismo decreto se dejaba claro que “esta sociedad no ejercerá autoridad alguna ni se mezclará en la alta política del gobierno”, lo que quería decir que se limitaba a brindar propuestas, asesoramiento e información que pudiera ser considerada útil para mejorar la situación económica del país.

Le puede interesar.  Se busca un Apascacio

Así, el único poder de la Sociedad Económica Amigos del País de Caracas era persuasión, y para ello sus miembros debieron ofrecer contenido de calidad. Por ejemplo, se presentó en 1832 el proyecto de policía rural para Caracas, en función de generar la seguridad necesaria para que surgiera el comercio libremente.

Por otra parte, el 25 de marzo de aquel mismo año, se envió al Congreso Nacional la propuesta de liberar la importación de hierro y acero, por considerarla provechosa para el progreso de los artesanos. Y el tres de febrero de 1833, se expusieron públicamente los experimentos de productividad de la siembra de trigo español, y la producción de aguardiente de caña, según se menciona en la Biblioteca de la Fundación Empresas Polar.

La Sociedad Económica Amigos del País tuvo una influencia considerable en los gobiernos de José Antonio Páez, José María Vargas y Carlos Soublette. La política de disminuir los impuestos, ofrecer asistencia técnica y créditos a los agricultores, así como abrir carreteras, fueron parte de las medidas que impulsó este grupo de personas que consideraba que la labor del Estado debía estar concentrada en generar las condiciones para que los individuos tuvieran la libertad de generar riqueza, según sostiene la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas.

Hasta más o menos 1835 estuvo en pleno dinamismo esta sociedad, que también influyó para la fundación de la Escuela Normal de Agricultura. El historiador Elías Pino Iturrieta, considera en su artículo, Entrevista a José María Vargas, que las raíces del liberalismo económico en Venezuela se pueden encontrar en la Sociedad Económica Amigos del País.

Le puede interesar.  Cecilia Martínez: la osada primera locutora de radio de Venezuela

Su extinción definitiva ocurrió en 1847. Pero las ideas que manejaban sus miembros quedaron recogidas en el trabajo Memorias, un compendio de 27 libros donde se pueden hallar discursos, proyectos, recomendaciones y análisis de experimentos y demás trabajos hechos por sus destacados miembros.

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí