Por Leandro Rodríguez Linárez @leandrotango

El bochornoso espectáculo del régimen, ofrecer en estas navidades un muñeco denominado “Super Bigote” y “Cilita”, alegóricos a Maduro y su esposa, es otra demostración de los aterradores niveles de degradación que experimenta nuestra política, hecho que debiera ser investigado por las autoridades venezolanas por ser una vil propaganda personal utilizada en presuntos programas sociales públicos, nada más y nada menos, destinados a niños.

Así, podemos señalar la presunción de malversación de fondos, recursos públicos destinados a beneficios enteramente personales ¿De dónde salieron esos recursos? además de significar otro bochornoso caso de repulsivo culto a la idolatría.

Del otro lado, se debate la sobrevivencia de Juan Guaidó al frente del interinato como sí también fuese un “héroe” digno de un muñeco de plástico, cuando, al igual que cualquier persona ocupante de cargos públicos es un empleado público quien, dicho sea de paso, ha tenido un desenvolvimiento mediocre, en cuanto recibió al régimen moribundo y lo dejará fortificado, tanto que es inmune a las acciones punitivas internacionales e independiente de la renta petrolera. Lo hemos dicho, lo acontecido internacionalmente durante sus 4 años de mandato hubiese ocurrido indistintamente de quien hubiese sido el “interino”.

Sin lugar a dudas, Venezuela atraviesa su oscurantismo, tanto que la comunidad internacional, apremiada por la crisis energética producida por la asesina invasión Rusa a Ucrania, al no apreciar adelantos en la política criolla, peligrosamente puede decidir avalar un presidente venezolano indistintamente de cómo sea electo; a través de una elección legal y legítima o una con el sello distintivo de lo “hecho en chavismo”, en contra de la ley y todo precepto democrático.

Le puede interesar.  Guaidó: Maduro es un traidor a la soberanía nacional

El 4 de enero de 2023 debe morir el interinato, así como toda la oposición del Siglo XXI… bajo la premisa ¡nada elecciones psuvizadas, ni primarias entre mismos cómplices! Los de a pie debemos esforzarnos por una nueva conducción, nuevas acciones ¡Sí es lo que queremos los caminos se abrirán! La oposición requerida debe constituirse con todos los sectores. Sin democracia ni ley, los partidos son solo uno más y, se ha demostrado, los más fáciles de corromper.

La lucha en Venezuela debe ser por nuestra libertad, por el retorno de la democracia, la constitucionalidad. Quienes tengan otra agenda fortalecen el régimen, sobre todo con “lo electoral” en condiciones absurdas.

Es importante tener bien claro que no hay concepto país, la peor crisis de nuestra historia ha obligado que los venezolanos andemos enfocados en nuestras vidas personales, familiares. El liderazgo requerido también pasa por el poder que tengan de devolvernos la identidad nacional, una idea país que motive reencienda la lucha.

También queremos insistir en lo siguiente: El peor enemigo de los venezolanos somos los mismos venezolanos, autoderrotados antes de comenzar, a todo un “pero” un fatalismo antepuesto. El camino es difícil ¡Sí! pero 28 millones de almas no pueden ser pisadas por un puñado… o cambiamos la mentalidad o nos terminamos de fregar. Para finalizar, enfatizamos que Venezuela no necesita un candidato que se enfrente a Maduro en otra elección psuvizada, con control absolutista de las instituciones del Estado. Venezuela necesita un liderazgo que sepa liderar la lucha para el rescate de nuestra libertad y eso pasa por salir de la agenda del régimen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí