Momentos de angustia se vivieron en la ciudad de Cali, Colombia, donde tras haberse completado la convocatoria a paro nacional. En horas de la tarde la ciudad colombiana se convirtió en un foco de disturbios, por lo que la alcaldía decretó toque de queda hasta las 06H00 locales del viernes.

“Cali está recuperando la tranquilidad y seguirá recibiendo más apoyo de la fuerza pública” en los próximos días, indicó en rueda de prensa el recién nombrado ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo.

El toque de queda también fue implantado en los municipios de Candelaria y Jamundí, cercanos a Cali, debido a los saqueos. En Facatativá, una localidad que está ubicada a menos de 50 kilómetros de Bogotá también se decretó la medida. Pese a la orden, en algunos barrios de la zona sur de Cali, se vivieron saqueos y disturbios, lo que obligó a sus moradores a armarse con palos y otros objetos para defender sus propiedades.

Comerciantes se vieron obligados a cerrar sus negocios por temor a ser víctimas de cualquier acto vandálico.

Los choques dejaron al menos 57 civiles y 70 policías heridos, y 43 capturados en toda Colombia, así como daños materiales, según indicó el ministro de Defensa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí