Un 77% de los migrantes desplazados por conflictos en el mundo han perdido su trabajo o modo de vida a causa de la pandemia, de acuerdo con un sondeo elaborado por el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) publicado este lunes 21 de septiembre.

La encuesta, confeccionada con datos de países como Venezuela, Colombia, Libia, Afganistán o Irak, también revela que un 70% de los encuestados se vieron obligados a reducir las comidas diarias durante la pandemia, y que un 73% tienen dificultades para escolarizar a sus hijos.

Un 62% de los que recibían dinero por parte de familiares en el extranjero han visto cómo estas partidas se reducían, y un 68% estudiaron la posibilidad de emigrar nuevamente por falta de trabajo o ingresos.

El estudio “muestra los devastadores impactos económicos del COVID-19 en los desplazados”, subrayó NRC, que alerta sobre una posible crisis alimentaria, de vivienda y educación entre un colectivo que suma más de 80 millones de personas según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

“Forzados a dejar sus hogares debido a la violencia, y a menudo con dificultades para acceder a empleos o servicios estatales, ahora muchos de ellos se ven abocados a la catástrofe debido al impacto económico de la pandemia”, destacó el secretario general de NRC, Jan Egeland, al presentar el sondeo.

«Los países del G20 y las instituciones financieras internacionales deben colocar a los desplazados y las comunidades afectadas por conflictos en el centro de las respuestas económicas nacionales e internacionales ante el COVID-19, pues sin acción urgente esta crisis escapará fuera de control», advirtió.

Con Información de El Pitazo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí