imagen de Newsday

El juez del Tribunal Superior de Trinidad y Tobago, Frank Seepersad, autorizó al Estado deportar a una niña venezolana de 11 años de edad que se encontraba en el grupo de migrantes que regresaron a ese país luego de ser repatriados hace dos semanas.

Seepersad declaró que no creía que el caso de la menor de edad tuviera una perspectiva realista de éxito, según el medio local CNC3.

“El tribunal, por lo tanto, opina que no sería justo ni conveniente otorgar la medida cautelar solicitada para impedir que el Estado haga cumplir lo que a primera vista parece ser el derecho interno existente”, dijo Seepersad en su fallo.

El juez rechazó los alegatos del equipo legal de la menor, que pidieron hacer efecto del Borrador de Política sobre Refugiados y Solicitantes de Asilo de 2014, que fue aprobado por el Gabinete. Dijo que el gobierno de Trinidad y Tobago era libre de cambiar su política debido a las circunstancias imperantes, incluida la pandemia de covid-19.

También dictaminó que la madre de la menor de edad, que no es un migrante registrado, estaba motivada por consideraciones socioeconómicas egocéntricas y no consideró el bienestar de su hija, pues hizo arreglos para que entrara al país ilegalmente con extraños.

Por su parte, 21 de los 25 migrantes venezolanos, entre ellos adultos y niños, obtuvieron órdenes judiciales que impiden su deportación a la espera de un litigio contra el Estado.

Los abogados representantes del grupo debieron presentar demandas individuales por los 16 niños y 9 adultos, quienes hasta el lunes se encontraban en cuarentena en el Helipuerto de Chaguaramas.

Le puede interesar.  Brasil facilita la residencia de venezolanos en su territorio

Información de El Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí