La creación de un grafiti en el barrio Bello Oriente de Medellín, Colombia, estrechó los lazos de un grupo de 70 jóvenes colombianos y venezolanos.

Usar el arte como una herramienta para crear hermandad es la estrategia de la campaña “Unidos soñamos”, impulsada por la Fundación Mi Sangre y la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

“Lo que queríamos era generar un espacio donde jóvenes colombianos y venezolanos se encontraran, y pudieran hablar de sus sueños, de lo que significa para los migrantes resignificar su proyecto de vida en un nuevo territorio”, explica Rocío Castañeda, Oficial de información de Acnur.

Las actividades de integración deben liderar las prioridades de los países receptores de migrantes, pues a través del encuentro se transforman los espacios de convivencia y se rompen las barreras que excluyen a la población vulnerable.

Con información de Tele Medellín

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Colombia busca incluir a los migrantes venezolanos en el Sisbén

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí