Por Rosalinda Hernández C.

Que se otorgue un enfoque más humanitario a la migración venezolana es la petición que hace el gobierno interino de Venezuela a través del embajador Carlos Scull. La solicitud del diplomático no solo va dirigida a Perú, es una petición a los demás países de la región.

El embajador Scull considera que el trato que se da a los inmigrantes venezolanos en algunos países es violatorio de los derechos humanos.

“No se están respetando los derechos humanos de las personas y por eso que insistimos en darle un enfoque humanitario a la crisis”, agregó.

El embajador venezolano en Perú considera que la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela no ha recibido la debida atención y en cada país se dicta una norma distinta cuando la realidad debería ser la ejecución de una política uniforme.

Más allá del número de venezolanos que están saliendo, se debe tener en cuenta la manera en que estas personas salen de Venezuela, y aun así muchos organismos internacionales han vacilado en otorgar el estatus de refugiado a los venezolanos.

“La crisis venezolana no se ha mostrado en la dimensión que se debe visibilizar. Algunos países optan por cerrar las fronteras y expulsarlos, pero se han preguntado ¿para dónde los van a expulsar? Se trata de mujeres, niños, ¿por qué no tener una mirada humana y considerar cada caso? Ojalá no sea muy tarde cuando se puedan tomar medidas a favor de los migrantes venezolanos”, sentenció Carlos Scull.

En entrevista exclusiva con Frontera Viva el embajador del gobierno interino de Venezuela en Perú, Carlos Scull, precisó que ni la militarización que se ha hecho de las fronteras para frenar la llegada irregular de venezolanos, logrará contener las migraciones.

Para el diplomático venezolano la principal razón por la que la migración de sus connacionales está resultando incontenible, es debido a que las condiciones de vida no han cambiado en el país.

“En Venezuela hay una situación económica y política que empuja a muchas personas a seguir migrando y hasta que esa situación política no cambie, hasta que no haya una transición democrática en nuestro país, muy difícilmente esto va a parar. Ya somos 5.5 millones de migrantes según la ONU y la proyección es que a final de este año la migración puede llegar a 7 millones”.

El embajador Scull, precisó que la migración venezolana está a un paso de desplazar a los migrantes sirios que hasta ahora representan la mayor migración en el mundo.

Le puede interesar.  No todos los venezolanos inmigrantes están dispuestos a retornar al país

Cambió la migración

La mayoría de los venezolanos que llegan a Perú, caminando, lo encabezan grupos de mujeres y niños, razón por la que se ha pedido a las autoridades migratorias tomar en cuenta algunos casos como las reunificaciones familiares y otras necesidades migratorias para permitir un desplazamiento no solo organizado, sino seguro.

“Lo primero que se debe hacer es abrir las fronteras, no solo en Perú, sino en todos los países y que se instalen puntos de controles migratorios donde las personas puedan llegar y exponer a las autoridades correspondientes su situación migratoria”.

Otro de los elementos que se deben activar en los consulados de los países receptores de inmigrantes son los trámites para adquirir la legalidad, más aún si se trata de casos de reunificación familiar, acotó el embajador.

Para ingresar a algunos países como Perú o Chile, solo debería de pedirse la visa humanitaria que se tramita en las embajadas en Caracas, estos trámites puedan extenderse a las embajadas de otros países. También es necesario sincerar los costos y flexibilizar procesos para que la situación pueda mejorar, debe internalizarse y se le debe dar una respuesta coordinada.

La migración venezolana tiene una serie de elementos, incluso perfiles generacionales que la hacen cada día más preocupante y la respuesta a esa situación no solo debe manejarse a nivel del Perú, sino que debe ser tratada por toda la región, destacó el representante del gobierno interino.

Scull dijo haber solicitado a la Defensoría del Pueblo en Perú la mediación ante la situación que se está generando con la entrada de venezolanos. Pidió a la institución peruana ser garante de la crisis migratoria, no perder el objeto humanitario y contrarrestar la campaña que se ha generalizado en varios países de la región de criminalizar la llegada de extranjeros.

“Es una situación preocupante”, alertó.

Si bien es cierto que algunos venezolanos en Perú cometen crímenes, estos delitos estos representan un número muy pequeño en comparación al total de los inmigrantes que han llegado al país.

En el 2019, de 900 mil denuncias hechas a la Policía Nacional de Perú (PNP), solo 2 mil fueron en contra de ciudadanos venezolanos y de 91 mil reos que existen dentro del sistema penitenciario de este país, 800 son de nacionalidad venezolana.

Le puede interesar.  Inició proceso de revisión de datos de los inscritos en el programa Héroes de la Salud

Militarización

Es un problema al que se debe prestar la debida atención, consideró el diplomático la militarización de las fronteras para impedir la llegada de extranjeros. La acción en vez de ayudar promueve la migración irregular, denunció Carlos Scull.

“Los coyotes o bandas que contribuyen a la migración ilegal han aumentado considerablemente los costos para lograr el paso entre un país y otro. Además de la situación de mayor vulnerabilidad a la que se expone a los inmigrantes venezolanos, también deben pagar costos muy elevados para los traslados”.

La autoridad venezolana en Perú reportó que de cada 100 venezolanos que ingresan a esa región al menos 30 de ellos continúan en tránsito a Chile. Un camino complicado con temperaturas bajas y desierto, razón por la que algunos migrantes ahora optan por ir hasta Bolivia, una zona más accesible.

En cuanto a la xenofobia exacerbada que se ha desatado en el país sureño en contra de los venezolanos y las propuestas de ley presentadas por congresistas y candidatos a la presidencia de Perú, el embajador precisó que no es la primera vez que tratan de emitir una ley que expulse a los venezolanos que están de manera irregular o criminalice la migración.

Estas propuestas surgen por desinformación porque están entrando a una campaña electoral, además que es una ley mal sustentada que rompe con todos los convenios internacionales, aclaró.

Desmintió que los venezolanos representan un peso económico para los países receptores. Al contrario de lo que se dice, en el caso peruano la migración venezolana ha ayudado a dinamizar la renta de apartamentos en Lima, sobre todo en la parte norte donde se concentra el mayor número de esta población.

Los venezolanos han aportado un 0.8% al PIB en Perú y, además del envío de remesas, el dinero que ganan es invertido en ese país generando un gran aporte a los tributos y dinamizando la economía.

“En vez de crear leyes para expulsar y criminalizar, se tienen que buscar normas y leyes que busquen integrar, crear alianzas para que tanto los venezolanos como los peruanos mejoren su calidad de vida. Es muy lamentable que se den este tipo de proyectos de ley y espero que no tenga éxito”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí