El aumento del flujo de caminantes venezolanos por la vía Cúcuta Pamplona, en Norte de Santander, ha provocado la emisión de una alerta roja por parte de la organización civil Red Humanitaria, la cual brinda alimentos y atención a la población migrante.

Hasta el pasado 13 de septiembre, contabilizaron casi 400 caminantes en los puntos de apoyo de la red que se encuentra a lo largo de este peligroso tramo por donde pasan a pie los venezolanos, en su mayoría con niños pequeños y sin la adecuada ropa y calzados para protegerse de las bajas temperaturas. 

“Con ese volumen de personas —precisa la Red Humanitaria en un comunicado— están transitando por la ruta unos 12.000 migrantes al mes. Lo que significa que se volvió a los niveles regulares de migración que habían antes de la cuarentena”.

El trabajo diario en terreno de esta organización de voluntarios arrojó que durante el periodo de cuarentena nacional por la covid-19, el flujo de caminantes fue menor. Sin embargo, paulatinamente fue aumentando la cifra de migrantes venezolanos que acudían por alimentos y atención a los puntos de apoyo en la ruta Cúcuta – Pamplona – Bucaramanga.

Por su parte, la agencia de noticias AFP reportó que apenas Colombia reactivó la económica y puso fin a la cuarentena, cientos de venezolanos decidieron migrar caminando, incluso desde ciudades del centro de Venezuela.   

“Como Red Humanitaria comprendemos el éxodo venezolano por múltiples causas, principalmente por una decisión de supervivencia. Creemos que es imposible detener este fenómeno migratorio, pero sí es posible regularlo, dignificarlo y aprovecharlo como oportunidad en las comunidades receptoras”, afirmó José Luis Muñoz, uno de los voceros de la organización, apoyada por Hope for Venezuelan Refugees para brindar alimentos a esta población migrante. 

Con información de Proyecto Migración Venezuela

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí