Por recibir insultos racistas durante las jordanas laborales, una mujer venezolana ganó demanda contra la empresa Wild Fork Foods en Miami, Estados Unidos.

Belén Estacio enfrentó circunstancia adversas en su puesto de trabajo debido a su origen y su raza.

Aunque la corporación negó las acusaciones, el decreto de consentimiento aprobado por la jueza Kathleen Williams establece que Wild Fork Foods pagará 37,500 dólares en salarios atrasados y la suma de 92,500 dólares en daños compensatorios a la venezolana.

Estacio trabajó en dicha empresa desde el 6 de junio de 2018 hasta el 29 de noviembre del mismo año, periodo en el que tuvo que hacer frente a “calumnias graves” sobre la comunidad hispana en los Estados Unidos.

Con información de El Nacional

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Diáspora en Francia pide a la comunidad internacional que asuma su responsabilidad de proteger la vida de los venezolanos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí