El representante del gobierno de Iván Duque para la frontera y migración, Lucas Gómez reveló que entre los mecanismos de atención y apoyo que se le están brindando a la población migrante que a diario cruza la frontera desde Venezuela, a través de pasos irregulares, no está contemplado hasta el momento la aplicación de pruebas de descarte para covid19, en ninguno de los puntos de atención dispuestos en las carreteras colombianas

Por Rosalinda Hernández C.

“Pruebas covid19 no estamos aplicando, esa no es la vocación y eso es algo que se ha discutido con el Ministerio de Salud y con el Instituto Departamental de Salud. No es algo que tenga la posibilidad de hacerse y lo que se está haciendo es un tamizaje o control de temperatura, pero no estamos haciendo pruebas covid19 para nadie”, dijo Lucas Gómez.

Más de 800.000 personas que están en situación regular tienen derecho a la vacuna como cualquier otro ciudadano colombiano, pero quienes se encuentren en situación irregular como los caminantes que llegan a cuenta gotas cada día, no tienen garantizada la vacunación, agregó.

Dentro de los esquemas de vacunación que adelanta el gobierno del vecino país, representa un desafío gigantesco poder llegar a vacunar a quienes estén en condición irregular como lo representa para los gobiernos de Perú, Ecuador o Chile. “El esquema ya lo tenemos definido y la vacunación alcanzará para el 100% de la población colombiana”.

Se busca dentro de una lógica regional adquirir recursos para vacunar a la población que están de manera irregular, situación va a generar obligatoriamente una discusión a nivel global con cooperación internacional porque solo en territorio colombiano se estima la presencia de más de un millón de venezolanos que no han regularizado su estatus migratorio, detalló el funcionario del gobierno colombiano.

Vacunar: un incentivo

Más allá del desafío que representa para Colombia y países del sur cumplir los protocolos de vacunación para los inmigrantes no regularizados la acción puede verse como la oportunidad de localizar e incentivar a esta población para que cumplan los trámites que les permitan regularizar su estatus.

“Necesitamos llegarle de alguna manera e incentivarlos para que se regularicen. Muchos de ellos han tenido algunas prevenciones frente a los esquemas de regularización y no han buscado acercarse al gobierno. Ante el esfuerzo de orden regional que se hará para empezar a vacunar se puede generar este acercamiento”.

Por otra parte, señaló Lucas Gómez, Colombia está haciendo reflexiones a fin de reducir los requisitos para acceder a los mecanismos de regularización migratoria. La idea es volverlo más accesible, pero se requiere al menos que los extranjeros posean un documento que los identifique.

Le puede interesar.  Más de 1.900 migrantes venezolanos han sido asesinados en Colombia desde el 2017

Migran para sobrevivir

El Gerente de Frontera y Migración del gobierno de Colombia, considera que el elemento humano es quizá el más significativo en lo relativo a la gestión de mecanismos que contribuyan a hacer una transición de un país a otro de la manera menos accidentada.

En la evaluación de quién y cómo es el venezolano que está llegando actualmente a Colombia, Gómez señaló que se trata de una población cada vez más vulnerables que el principal motivador que los lleva a caminar kilómetros y cruzar fronteras desafiando cualquier obstáculo, incluso poniendo en riesgo la propia vida, es la falta de comida.

“Se trata de una razón de supervivencia. Se ve gente que llega en condiciones muy deplorable y nosotros tenemos la obligación de apoyar y ayudar a cada vez más. Hay muchos más niños migrando y siento temor por el futuro de Venezuela, porque sus niños están viniendo para Colombia, Perú, Ecuador y Chile, representan una generación que va a crecer fuera de Venezuela y seguramente no van a regresar porque los recuerdos que tienen de su país son muy duros. No quiere decir que aquí todos estén viviendo el sueño americano en Colombia, pero al menos logran el sustento diario que es mejor a la incertidumbre de no tener qué comer”.

Lucas Gómez está convencido que las políticas de apoyo y ayuda a los venezolanos en Colombia, no van a cambiar, pero también fue enfático en señalar que solos en las condiciones en las que actualmente se encuentran no van a poder abarcar muchos espacios como se quiere y espera.

“La situación es insostenible para esto se requiere una inversión grande de recursos y la cooperación internacional porque está crisis migratoria tiene un peso importante, se ha convertido en la segunda más grande del mundo, esto quiere decir que necesitamos esa relación en donde por cada migrantes sirio se invierte alrededor de $300 y por cada migrante venezolano no llega ni a los $50, una lógica que tiene que cambiar”.

Se está solventando la situación y el gobierno de Colombia ha sabido sortear la situación con la convicción de que es necesario ayudar a los hermanos venezolanos, pero va a llegar un momento en que los recursos ya no van a alcanzar, advirtió.

Le puede interesar.  Guaidó confía en que acusación de EEUU contra Maduro ayudará a liberar a Venezuela

“Vamos a entrar en conflictos muy difíciles con temas de xenofobia que ya estamos viendo por competencia recursos de políticas y de atención. La convicción de ayudar a la población venezolana continua, pero necesitamos mayor compromiso de la cooperación internacional”.

Siguen llegando más y más

A pesar de las restricciones y medidas adoptadas en frontera la ola de migración no se detiene y cada día son cientos de venezolanos los que llegan hasta las poblaciones fronterizas de Venezuela, en busca de una salida que los lleve bien sea a territorio colombiano o a terceros países.

En conversaciones con Frontera Viva, el Gerente para la Migración y Fronteras de Venezuela del gobierno colombiano, Lucas Gómez, dijo que el cierre de frontera y los toques de queda han logrado reducir en gran medida la llegada de migrantes venezolanos a su territorio, sin embargo, siguen arribando a través de pasos irregulares, aun en menor cuantía.

Situación que consideró transitoria pues el panorama indica que el flujo de extranjeros procedentes de Venezuela seguirá en aumento en los próximos meses.

“No estamos preparando para este incremento y tenemos que estar todos coordinados y entender el fenómeno. Se está reactivando la “La ruta del caminante” para tener puntos de asistencia y orientación a estas personas que en muchas ocasiones carecen de información del lugar hacía dónde van. No se trata solamente del tema de la ayuda humanitaria”, dijo Gómez.

Organismos de cooperación internacional, entidades territoriales, gobernaciones y alcaldías son parte del equipo con el que se cuenta para brindar apoyo y acompañamiento a los caminantes venezolanos.

El fortalecimiento de los lugares de abrigo y acogida al caminante ha sido otro de los temas que ocupan la agenda del gobierno de Colombia y por lo tanto se trabaja en el fortalecimiento de albergues Magdalena, Bochalema, este último un albergue comedor.

En la localidad de Pamplona, departamento Norte de Santander, frontera con Venezuela se está trabajando en alianza con una organización francesa en la instalación de un albergue o centro atención transitoria para migrantes. “Se quiere llegar a cubrir las zonas del páramo de Berlín y luego Bucaramanga para responder a las necesidades de los caminantes”.

Dentro de perfil humanitario que Colombia ofrece, se ofrecen a los caminantes albergues con alimentación, algunas posibilidades de pernoctar dormir sobre todo y esto es muy importante para los más vulnerables, todo esto se ofrece a través de una selección de personas, privilegiando a las más vulnerables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí