FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

Al cierre del mes de agosto, el costo de la canasta básica se ubicó en 459 dólares frente a un salario mínimo mensual de 130 bolívares que -según la tasa del día- oscila entre los 15 y 18 dólares.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (CENDAS-FVM), los ciudadanos venezolanos deberían devengar 15,30 dólares diarios para poder pagar la canasta alimentaria de una familia de cinco integrantes.

Asimismo, CENDAS indicó que en agosto fueron necesarios unos 24,44 salarios mínimos mensuales para adquirir una canasta alimentaria de 60 productos, que disminuyó un 2% respecto a julio, cuando el costo fue de 470 dólares.

El sector que presentó mayor aumento fue el de azúcar y sal, con un alza de 41,5 %, seguido de café, con una subida de 29,9% y el de las grasas y aceites, que se incrementó en 24,3%, siempre según datos del CENDAS-FVM.

Causas de la inseguridad alimentaria en Venezuela

El Banco Mundial, en su más reciente actualización del informe sobre seguridad alimentaria, publicada el pasado 11 de agosto, advirtió que “el alza sin precedente de los precios de los alimentos ha provocado una crisis mundial que empujará a millones de personas más a la pobreza extrema, aumentando el hambre y la malnutrición, y amenazando con eliminar los avances en materia de desarrollo logrados con tanto esfuerzo”.

Respecto al caso específico de Venezuela, el Banco Mundial, utilizando datos del Fondo Monetario Internacional correspondientes al período abril-julio de este año, estimó en 155% la inflación anual de los bienes relacionados con la alimentación en Venezuela, ubicándolo como el tercer país con mayor inflación alimentaria del mundo, solo superado por el Líbano y Zimbabue.

Le puede interesar.  Costo de la canasta alimentaria en abril superó los 300 dólares

La nutricionista venezolana Susana Raffalli, especialista en temas de seguridad alimentaria y acción humanitaria, considera que la incapacidad del Estado venezolano para garantizar a la nación una adecuada oferta alimentaria está asociada, entre otros factores, al deterioro del aparato productivo nacional, la caída de las importaciones, la alta inflación, el bajo poder de compra del salario mínimo del venezolano y a los inadecuados e insuficientes programas alimentarios del gobierno nacional.

“Ni sumando los bonos, ni sumando los alimentos subsidiados de la caja Clap y el salario mínimo se llega a tener siquiera 30 % de la canasta del grupo de alimentos mínimo que una familia en Venezuela necesita, y eso, por definición, es una inseguridad alimentaria muy severa”, afirmó Rafalli en noviembre del 2020 en una entrevista con Crónica Uno. A más de un año y medio de esa declaración, la situación continúa igual. 

Con información de CENDAS y DW

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí