Por Frontera Viva

Los servicios públicos se han convertido en una preocupación latente para los venezolanos que día a día sufren las consecuencias del colapso y mal funcionamiento de los mismos.  

El contexto en el que se encuentra el país ha llevado a que los servicios básicos funcionen irregularmente, situación que ha generado que millones de venezolanos se quejen y protesten exigiendo una mejoría.

De acuerdo al testimonio de Yuralis, una vecina de 32 años residente del estado Anzoátegui, que declaró ante el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, “el servicio de agua es deficiente, me llega cada 8 o 15 días, y cuando llega lo dejan solo por tres horas. Estaría dispuesta a pagar más por un servicio de buena calidad”.

Agregó que los servicios públicos en la comunidad en la que habita no funcionan de forma constante, sobre todo el aseo urbano y el agua potable.

Estas quejas se extienden a lo largo de todo el país, así lo deja ver, Luis, un venezolano de 54 años residente del municipio San Francisco, en el estado Zulia, quien aseguró que “tenemos tuberías en el hogar, pero el servicio de agua no llega a nuestra comunidad, y cuando llega, es agua sucia, marrón, que parece un ‘guarapo de panela’”.

Este servicio, según explica, les llega cada 15 días o solo una o dos horas al mes. Además, la calidad del agua les ha generado enfermedades en la piel, situación por la que también concluye que “estaría dispuesto a pagar más por un servicio de buena calidad, sobre todo para que nuestros hijos no sufran una enfermedad”.

Le puede interesar.  Guaidó en Londres y yo estrenándome como corresponsal de Frontera Viva

En Carabobo también hay un mal funcionamiento de los servicios públicos así lo explicó Juan, un habitante de la ciudad de Valencia quien señaló que “el agua que nos llega no la usamos para consumo humano”.

“Yo estaría dispuesto a pagar más, siempre y cuando sea para una mejora y no sean precios exagerados”, agregó.

Asimismo, manifestó que en cuanto a la electricidad ha presentado dificultades para pagar el servicio.
“Tenemos medidor, pero no he podido pagar el servicio desde hace aproximadamente un año porque no hay línea, no hay manera de cancelarla”.

Por su parte, Sira de 48 años de edad, habitante del municipio Ibarren, estado Lara, declaró que “tengo tuberías en mi casa, pero el agua me llega eventualmente, solo tres veces por semana. A veces llega agua limpia, pero otras veces muy sucia”.

Afirmó que el precario estado del agua afectó la salud de su madre. “El agua que me llega es demasiado sucia, mi mamá sufre de hepatitis debido a la mala calidad del agua, ahorita la tengo enferma por esa razón”.

Aunque señaló que en el sector en el que vive los servicios públicos funcionan con deficiencia, por ahora, el que mejor funciona es el aseo urbano: “está fluyendo porque el camión pasa tres días a la semana”.

Servicios públicos

En una rueda de prensa, realizada el pasado jueves 17 de noviembre, los voceros del Observatorio Social Humanitario (OSH) informaron que menos del 10 % de la población venezolana goza de los servicios públicos de forma continua.

Según los datos obtenidos en el tercer balance realizado por el observatorio, durante el 2022, el 94 % de los venezolanos presenta fallas en el servicio eléctrico, 8 de cada 10 venezolanos hacen colas de 30 minutos a 12 horas para surtir gasolina, 9 de cada 10 venezolanos presentan fallas en el servicio de Internet y 6 de cada 10 venezolanos reciben el suministro de gas a través de bombonas al menos una vez al mes.

Le puede interesar.  Karim Khan demuestra “firme intención” de continuar adelante en la investigación de crímenes de lesa humanidad en Venezuela

Asimismo, el 4 % de los encuestados manifestaron no contar con el servicio de transporte público en su municipio, mientras que un poco más del 70 % aseguró depender de este transporte, sin embargo, los carros por puesto y las motos han aumentado su preponderancia como opción de transporte, debido a las fallas del transporte público.

En cuanto al servicio del agua, 8 de cada 10 venezolanos cuentan con un suministro de agua escaso, de mala calidad y de forma irregular. Además, el 39 % de los encuestados aseguró que el agua que llega a su comunidad es amarillenta y con olores putrefactos debido a fallas en el tratamiento, agregó el concejal de Caracas y miembro del OSH, Ángel Subero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí