FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

El eco del apagón que dejó a todo un país en tinieblas en marzo de 2019 aún resuena en Venezuela. Aquella oscura semana marcó el inicio de una crisis eléctrica que persiste, desencadenando una serie de denuncias sobre la destrucción del sistema eléctrico nacional y exponiendo los daños colaterales causados por los constantes cortes de luz.

El 7 de marzo de 2019, Venezuela experimentó un apagón sin precedentes que sumió al país en la oscuridad total. Aunque se anunciaron esfuerzos para restablecer el suministro, los resultados fueron insuficientes, dejando al sistema eléctrico nacional en un estado precario. Más de cuatro años después, la situación no ha mejorado significativamente, como evidencia el usuario de X (Twitter) @SERGIOBORGEL, quien afirma que el sistema eléctrico aún no se ha recuperado por completo.

Las redes sociales se han convertido en una plataforma vital para que los ciudadanos expresen sus frustraciones y preocupaciones sobre la situación eléctrica en el país. El venezolano @yolevenezuela advierte sobre cortes escalonados de seis o más horas en el estado Mérida, mientras que @adrianaduque71 denuncia el agotamiento causado por los cortes y bajones eléctricos, señalando el estrés al que están sometidos debido a la situación del país.

Pero más allá de la falta de luz, los efectos perjudiciales de los cortes eléctricos se extienden a todos los aspectos de la vida cotidiana. Los ciudadanos han reportado daños considerables en electrodomésticos, equipos electrónicos y otros dispositivos debido a los constantes bajones y subidones de energía. Desde Barquisimeto, el usuario de X @gordoguaro expresa su preocupación sobre la limitada utilidad de los electrodomésticos debido a las largas horas sin electricidad.

Le puede interesar.  Disidentes opositores no participarán en el diálogo venezolano

Entre enero y septiembre del año 2023, se registró un incremento del 28,6 % en las quejas por interrupciones eléctricas en las regiones más importantes del país, según los datos proporcionados por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos.

El Comité de Afectados por Apagones ha denunciado que el sistema eléctrico nacional se encuentra en “terapia intensiva” y requiere una inversión significativa para mejorar la calidad del servicio, pues las constantes fluctuaciones afectan actividades indispensables como la educación, la comunicación y la salud.

La situación se agrava por la falta de respuestas claras de las autoridades. Aunque se han anunciado planes para la rehabilitación del sistema eléctrico, la ejecución de estas medidas ha sido insatisfactoria. La población se enfrenta a una incertidumbre constante, sin saber cuándo se resolverá el problema.

Se estima que hasta el 2020 el chavismo había “invertido” unos 105 mil millones de dólares en el sector eléctrico venezolano, de los cuales el 65 % parece haber sido gastado después de decretada la emergencia eléctrica en el año 2010, según el Ingeniero José Aguilar.

“En total, de los 20 años de revolución bolivariana, 2 años de ingresos brutos petroleros y de derivados fueron gastados en infraestructura eléctrica, entiéndase bien, dos años de ingresos petroleros brutos completamente gastados en infraestructura eléctrica”, afirma el especialista Alejandro López-González para el Observatorio de Ecología Política de Venezuela.

Le puede interesar.  La humillante indemnización del régimen de Maduro a los familiares de los militares venezolanos asesinados por las FARC en Apure

Sin embargo, el problema de los venezolanos no ha sido resuelto y cada día empeora más. La falta de inversión efectiva y de una gestión transparente ha llevado a una persistente incapacidad para abordar los problemas subyacentes, lo que plantea serias dudas sobre la supuesta gestión del régimen de Nicolás Maduro en la recuperación de este servicio básico.

La corrupción dejó un país a oscuras

Los críticos argumentan que la corrupción y la falta de transparencia en la asignación de recursos han desviado fondos significativos que deberían haber sido destinados a modernizar y mantener la red eléctrica. Además, la falta de planificación a largo plazo y la ausencia de medidas preventivas han dejado al sistema vulnerable a fallas constantes.

En una entrevista con Frontera Viva, Delsa Solorzano, la líder del partido opositor Encuentro Ciudadano afirmó que la falla del sistema eléctrico se debe a que “se robaron la plata para establecer los mecanismos que garantizan la distribución del sistema y el mantenimiento de los sistemas de distribución”.

Para la política y excandidata de la primarias opositoras, el problema puede ser resuelto en un tiempo aproximado de seis meses si se cuenta con los recursos y la mano de obra calificada. “¿Qué necesitas para eso? No robarte el dinero”, sentenció.

Por ahora, el régimen de Maduro ha optado por enfoques parche, realizando reparaciones temporales que no abordan las causas fundamentales de los apagones. Por ello, la población continúa sufriendo las consecuencias de una infraestructura eléctrica ineficiente y en constante peligro, mientras los recursos destinados a su solución no se traducen en mejoras palpables.

Prensa Frontera Viva

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí