Por Frontera Viva

En medio de firmas de cooperación internacional y de alianzas comerciales, la cancillería venezolana realizó la Expo feria Científico, Tecnológica e Industrial Irán- Venezuela con el fin de reforzar relaciones comerciales de alianzas estratégicas entre empresas venezolanas e iraníes.

Expo feria se realizó en el Poliedro de Caracas, entre el 16 y el 19 de septiembre.

En este tipo de encuentros, los menos beneficiados son los empresarios que no tienen ninguna conexión con el gobierno de Maduro según explicó el politólogo, Jesús Castillo quien agregó que lo más favorecidos siempre serán las empresas relacionadas con el régimen.

“Todo esfuerzo de intercambio económico entre naciones es bueno mientras las partes involucradas logren desarrollar acuerdos que beneficien a ambas naciones, pero en el área internacional y la diplomacia no todo lo que se firma se cumple”, agregó el experto.

Cooperación

Pero el fortalecimiento de las relaciones entre Irán y Venezuela no es algo nuevo, estas se han venido forjando desde 1999 con la llegada al poder de Hugo Chávez, sin embargo, recientemente se han incrementado las alianzas entre las dos naciones con diferencias culturales, religiosas y sociales extremadamente marcadas.

De acuerdo a Castillo, Venezuela e Irán tienen firmados acuerdos en materia de ciencia, tecnología para el desarrollo automotriz, comunicaciones, alimentos y energía.

A estos acuerdos se suma, el más reciente anunciado en la expo feria, sobre la fabricación de vehículos iraníes en Venezuela, automóviles que van desde los 12 mil a 16 mil dólares y que serán de difícil acceso para la mayoría de venezolanos que apenas cuentan con un salario mínimo mensual que no supera los 16 dólares.

“Es una iniciativa que tiene malos antecedentes. Un carro fabricado sin repuestos y mecánicos al poco tiempo estará parado. Deben garantizar los repuestos”, agregó, Castillo. 

Refinerías y tierras

Durante el 2022 Venezuela e Irán han establecido distintas alianzas entre las que destacan la concesión de tierras destinadas a la agricultura.

Le puede interesar.  Acnur: migrantes venezolanos están expuestos ante las bajas temperaturas en Sudamérica

Fue el pasado mes de junio cuando se conoció que el régimen venezolano entregó 1 millón de hectáreas de tierras agrícolas a la República Islámica, a través de un trato de cooperación multidimensional de 20 años de duración y que comprende acuerdos en materia de tecnología, ciencia, comunicaciones, turismo y cultura. Hasta ahora se desconoce la ubicación de las tierras cedidas que contemplan más de 10 mil Km, un poco más de la extensión del estado Táchira.

El viceministro de Interior para Asuntos Económicos Mohsen Kousheshtabar destacó el valor añadido que los productos y servicios proporcionados por las empresas nacionales crearían en otros países.

De acuerdo a funcionarios del régimen, la concesión de las tierras tiene como propósito cultivar maíz y soja. No obstante, hay quienes denuncian que estas tierras puedan ser utilizadas para operaciones militares y terroristas.

Otra de las alianzas más importantes que se han establecido recientemente es el contrato firmado por la Compañía Nacional de Ingeniería y Construcción de Petróleo de Irán por 110 millones de euros con el fin de reparar la refinería El Palito, refinería que tiene la capacidad de producir 146.000 barriles al día, pero que ha estado operando con la mitad de su capacidad.

Pero la alianza petrolera no es nueva. Desde 2020 Irán ha enviado a Venezuela cargamentos de combustible así como diluyentes que transformen el crudo extra pesado en un producto exportable.

Desde finales de 2018, Venezuela efectúa labores de canje de crudo por combustible iraní.

Además, en meses pasados, el secretario de Profesionales y Técnicos de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros, Iván Freites denunció que el régimen venezolano importa crudo iraní para luego procesarlo en las refinerías del país que funcionan con gran dificultad.

Estos convenios han llamado la atención de expertos quienes critican los grandes beneficios que se les otorga a ciudadanos iraníes señalados por sus conexiones terroristas y por mantener una estricta cultura que entre el 2000 y 2022 ha acabado con la vida de 233 mujeres, la última de ellas es Mahsa Amini quien murió en custodia tras ser detenida por llevar mal puesto el velo, situación que ha generado una ola de protestas y violencia en Irán que parece no detenerse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí