La devastación en el Arco Minero del Orinoco requerirá hasta 200 años para la recuperación de los suelos

Tala indiscriminada, derrames petroleros, minería ilegal, contaminación del aire y del agua, son algunos de los hechos acaecidos dentro de una “política ecocida” que se ha llevado adelante en Venezuela y que ha sido permanentemente denunciada por el Movimiento Ecológico.

En este sentido, Alejandro Aguilera, secretario general nacional del partido político, aseveró que “Venezuela está al borde de una hecatombe ambiental” producida por las políticas emanadas del Estado venezolano.

Los estragos de la destrucción ambiental hacen mella sobre una de las formaciones geológicas más arcaicas del mundo. La selva amazónica venezolana situada al sur del país sobre el escudo guayanés comprende una red de ecosistemas que se extiende por 469.000 km2 y que conecta a los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro. 

Denunció que las autoridades carecen de consciencia ambiental y que sus acciones u omisiones han repercutido negativamente en contra de diversos ecosistemas de la república.

“El oro de sangre es una muestra de cómo desde el Gobierno venezolano se actúa sin ningún pudor, como se destroza reservas naturales invalorables no solo para Venezuela sino para el mundo”.

Afirmó que los diversos ecocidios cometidos en el país no son problemas de los venezolanos sino de todo el mundo, porque la “muerte del pulmón vegetal de la humanidad, es el fin de la vida misma en todo el globo”.

Reiteró su posición de continuar denunciando, visualizando y mostrando ante los ojos de las naciones del globo terráqueo los diversos delitos ambientales que el Estado venezolano está cometiendo en contra del mundo entero.

“Cuando se secan ríos, cuando se tumban árboles, cuando contaminamos el aire matamos al planeta y con él a toda la humanidad”, dijo.

En algunas zonas de El Callao, uno de los municipios con mayor actividad minera, la existencia de desniveles rompe la armonía del paisaje. A pocos kilómetros de un enclave minero a lo largo y ancho de una amplia llanura se extiende un incipiente herbazal sin plantas ni árboles. Se trata de una zona recuperada tras ser devastada por la minería.

Global Green

Alejandro Aguilera indicó que, en la Global Green, ente que aglutina a todos los partidos y movimientos verdes del mundo, reposan parte de las denuncias de ecocidios y demás delitos ambientales cometidos por el Gobierno de Venezuela en los últimos 10 años.

Le puede interesar.  Alemania ratifica su rechazo al gobierno ilegítimo de Maduro

“Nosotros tenemos un compromiso con la vida y la defenderemos sobre todo y con todo. Entre los ecológicos de Venezuela existe una voluntad de lucha que nadie nos la quitará ni hoy ni nunca”, afirmó.

Por Juan Bautista Salas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí