FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

Según los últimos datos de Trading Economics, Venezuela sigue siendo la economía con el costo de vida más alto del mundo, con una tasa anualizada de inflación que alcanza el 404 %. A pesar de que en febrero se declaró el fin de un período de 50 meses consecutivos de hiperinflación en el país, la inestabilidad económica persistente plantea el riesgo de un regreso a este fenómeno financiero.

En el último mes de junio, los precios en Venezuela se dispararon en promedio un 8,5 %, según el Observatorio Venezolano de Finanzas. Estas cifras detallan variaciones aún más alarmantes: un aumento del 19,5 % en el sector servicios, un 6,9 % en el alquiler de viviendas, un 7 % en alimentos y bebidas no alcohólicas, y un 9,1 % en gastos relacionados con el transporte.

El país sudamericano lidera esta alarmante tendencia, seguido por naciones como Líbano, Siria, Argentina, Zimbabue, Sudán y Surinam, que también experimentan inflaciones anualizadas significativamente altas.

José Ignacio López, director de estudios económicos de Corficolombiana, expresó: “Vemos cómo los países que lideran la inflación en América Latina siguen siendo Venezuela, donde la política monetaria está al servicio de la fiscal, es decir, se ha utilizado a los bancos centrales como fuente efectiva de financiamiento del gobierno. Ya se ha demostrado que esto es nocivo y genera una inflación persistente.”

En un contexto similar, Líbano ocupa el segundo lugar con una inflación del 253 %, mientras que Siria se sitúa como la tercera economía con el mayor costo de vida del mundo, con una tasa inflacionaria del 139 %.

El informe de Moody’s Analytics destaca que, a pesar de la tendencia decreciente de la inflación en América Latina en general, Argentina y Venezuela se mantienen como excepciones. La normalización en las cadenas de suministro global y las condiciones monetarias restrictivas han influido en la disminución de la inflación en la región, aunque estos factores no parecen haber tenido el mismo impacto en los dos países mencionados.

Le puede interesar.  De libertadores a masoquistas…

La situación inflacionaria en Argentina, que enfrenta un 116 % de inflación, se acentúa en un contexto de elecciones primarias recientes, planteando un desafío importante para el nuevo presidente del país.

Expertos coinciden en que un manejo adecuado de la política monetaria y cambiaria es esencial para contener la inflación en cualquier economía. Sin embargo, en Venezuela, la combinación de factores políticos y económicos sigue alimentando una espiral inflacionaria que afecta profundamente la calidad de vida de sus ciudadanos.

Con información de El Nacional

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí