Li-Meng Yan, viróloga china, huyó de su país en abril, cuando ya el coronavirus estaba en todo el planeta. En entrevista con El Mundo, asegura que tiene pruebas de que el COVID-19 no salió del mercado de Wuhan, como dice el gobierno chino, ni procede de la naturaleza.

Según la doctora, China ya sabía en diciembre que el coronavirus se contagia entre humanos. De tal manera, Li-Meng Yan asevera que el gobierno de su país mintió, puesto que era consciente de lo que pasaba, incluso antes de informarle a la OMS.

Ahora, la viróloga, ahora radicada en los Estados Unidos, manifestó que tiene pruebas sólidas sobre sus acusaciones. Inclusive, señaló que algunas ya han sido analizadas por el FBI.

Li-Meng Yan. Foto cortesía.

En Wuhan sabían que era un nuevo coronavirus

La científica señaló que en diciembre ya mantenía contacto con un compañero del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades del país, quien le anunció que “en Wuhan sabían ya que era un nuevo virus SARS y que incluso habían secuenciado su genoma completo”. Lo que significa que se puede contagiar entre humanos.  

Según Li-Meng Yan, cuando averiguó que el virus se estaba transmitiendo muy rápido entre personas e informó de sus hallazgos al doctor Leo Poon, un presunto contratista de la OMS, este le pidió ocultar su investigación y que guardara silencio porque estaba poniendo en riesgo su vida.

“Él me pidió que tuviera cuidado. Que no tocara la línea roja; es decir, que no fuera contra los procedimientos del gobierno de China y que no contradijera sus principios. Si no, me metería en problemas y podría ‘desaparecer”, puntualizó la científica.

Le puede interesar.  Exministro de salud: no vacunar a los venezolanos en Colombia es “antiético y excluye a los más vulnerables”

Con información de El Nacional

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí