FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

El gobierno del presidente Joe Biden reabrirá en La Habana, Cuba, su oficina de Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por siglas en inglés), organismo encargado de los trámites para la reunificación familiar y de cursar las solicitudes de parientes de refugiados, según precisó el Departamento de Seguridad Interior norteamericano.

“Los cubanos, como mi propia familia, que hace casi 63 años huyeron del poder comunista, merecen la misma oportunidad de seguir los caminos legales para construir una nueva vida en los Estados Unidos”, dijo el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, en un comunicado publicado en la página web del organismo.

“Nuestro departamento está comprometido con la construcción y el cumplimiento de un sistema de inmigración legal, humano y seguro, y continuaremos trabajando con países de todo el hemisferio para garantizarlo”, agregó el funcionario, quien consideró que el gobierno de Biden está tomando medidas para “reducir las entradas ilegales, simplificar el acceso por vías legales” y, de esta forma, negar recursos a “organizaciones de contrabando”.

Según el anuncio, la oficina “proporcionará otros servicios limitados”, como “la recopilación de datos biométricos para las solicitudes de visa”. Así, dice el comunicado, la reapertura en Cuba “forma parte de un esfuerzo por restablecer la presencia del USCIS fuera de los Estados Unidos”.

Creado en 2007, el Programa de Permiso de Reunificación Familiar Cubano (CFRP, por sus siglas en inglés) permite a ciertos ciudadanos estadounidenses elegibles y residentes permanentes legales solicitar un permiso de ingreso para sus familiares en Cuba.

Si el ingreso es concedido, los miembros de la familia pueden viajar a los Estados Unidos sin tener que esperar los tiempos del trámite, y una vez en el territorio pueden solicitar permiso de empleo mientras esperan para solicitar la residencia permanente legal.

Le puede interesar.  Red de refugios en Colombia: ¡necesitamos auxilio urgente!

Los Estados Unidos reinició el año pasado de manera restringida y paulatina la actividad consular en La Habana, luego de haberla suspendido en 2017 durante el gobierno del entonces presidente Donald Trump. Fue así que, en mayo último, el consulado comenzó la entrega limitada de visas de reunificación y en septiembre anunció el procesamiento completo de visados.

En los últimos meses, Washington impulsó una serie de “vías legales” para frenar la llegada masiva de migrantes a su frontera con México. La reunificación familiar es una de estas vías, junto con la aceptación de solicitudes de asilo mediante cupos para cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos.

“Ojalá que la oficina sirva para que se puedan procesar todas las visas dentro de Cuba y que aquellos que desean viajar a los Estados Unidos no tengan que ir a un tercer país con todos los gastos y riesgos que eso implica”, expresó desde La Habana en las redes sociales el activista Carlos Lazo, coordinador del movimiento Puentes de Amor.

Por su parte, la también activista Rosa María Payá Acevedo, hija del disidente y líder político cubano Oswaldo Payá, aplaudió el anuncio, pero matizó su alcance. “Los Estados Unidos continúa negando a los perseguidos en Cuba la opción de emigrar de manera segura desde la isla. Insistimos en la urgencia de reactivar el programa de refugiados políticos”, afirmó en un mensaje en la red social X, antes Twitter.

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí